¿Qué es esto?

La tele según Caamaño, mejor conocido por sus iniciales LTSC, es un sitio chileno nacido el 29 de enero de 2007.

En un principio el autor de ese blog escribía de una forma muy amateur y básica, sin embargo, con el tiempo y la experiencia ha logrado insertarse en la opinión pública, asi como también entre los que quieren una nueva visión, 100% independiente, acerca de los problemas de la televisión actual, asi como también buscando soluciones para superar la crisis que desde hace ya algunos años padece el medio, tanto en lo monetario como en lo valórico.

Iniciamos dentro de la plataforma Blogger (o Blogspot, como quiera llamarlo) y nos mantuvimos ahi durante 9 años, hasta que nos llegó la posibilidad de migrar a WordPress. ¿Por qué lo hicimos? Primero, porque Google tenía muy abandonado a su sitio para crear nuevas webs, y segundo, porque necesitamos crecer y demostrar que hace rato dejamos el amateurismo para insertarnos ya en el profesionalismo.

Nuestro leit-motiv consiste en que la televisión chilena vuelva a ser lo que fue cuando empezó, asi como también cuando vivió su época más gloriosa: Una televisión alegre, libre, cualitativa y en el que se privilegiaba el talento. Creemos que desde que se insertó la farándula en nuestras pantallas y quehaceres, se ha nivelado cada vez más hacia abajo en la industria, y pese a que les dio bastante créditos en otros tiempos, hoy solo han ocasionado pérdidas. De hecho, el género farandulero ha sido el causante de una crisis aún sin retorno hasta nuevo aviso, asi como también el culpable de todos los problemas, antivalores y retrocesos que han habido en nuestra sociedad.

No nos pongamos la venda en los ojos: Gracias a la farándula, el chileno es machista, corriente, sexista, homofóbico y vagoneta. Nosotros queremos recuperar los valores que hicieron grande nuestra pequeña pantalla, y para eso tenemos dos banderas de lucha.

Uno de ellos es la música, sobre todo algunos cantantes del género pop. Todavía no logramos concebir el hecho de que mientras en otras industrias, incluso más “pobres” que la nuestra en cuanto a contenido, se inviertan sumas de dinero en llevar a sus estudios a las más grandes figuras de la canción actual, acá se siga botando la plata financiando a vagonetas como los farandulitos. Desde que Katy Perry ingresó a mi vida en el 2011 se ha profundizado esa línea, más aún cuando en la televisión chilena la única música que se muestra y que intentan vendernos es la cumbia, la cumbia-ranchera, la cumbia-cheta, la balada… y a los mismos farandulitos que se tiran a cantante sin éxitos ni proyectos serios.

Además de que nunca se habla de los últimos lanzamientos y conciertos en nuestro país, ni siquiera en los mismos bloques de espectáculos de nuestros no-noticieros. Por ello, tiramos noticias al menos de los artistas que yo considero que son buenos ejemplos para la juventud en el mundo, asi como ayudamos a potenciar a aquellos talentos nacionales que no siempre tienen cabida en el medio televisivo por exactamente lo mismo que queremos parar como sea.

Y la otra bandera de lucha es el bloque infantil. Creemos que la ausencia de una programación para niños y adolescentes adecuada es causa de un avejentamiento y conservadurismo de los medios, porque según ellos, no tienen poder adquisitivo, profundizando un modelo mercantilista y solamente a un target definido, en vez de buscar y construir a aquellos que se fueron al cable o Netflix, con razones de sobra. El problema es que incluso en industrias “pobres” como Venezuela y Ecuador, la franja se mantiene, incluso con cuotas obligatorias establecidas por ley.

Gracias a nuestra noble labor de recuperar la calidad de nuestra televisión hemos ganado, por derecho propio, entrevistas en radios como Lorenzo Arenas (107.1 FM en el Centro de Concepción) y Ruta del Oro (90.5 FM en Hualqui, Chiguayante y Santa Juana). Además, hemos tenido varios programas producidos para distintos medios online, como “Caamaño al país”, “ForoHits” y actualmente al aire “Cajita Infeliz”.

Además, algunos trabajadores del medio televisivo nos leen y han aportado propuestas desde adentro para mejorar los pobres contenidos con los que se cuentan actualmente. Otros nos han insultado y tratado de “obsesivos” y “mediocres”, todo porque les decimos la verdad y denunciamos todo el tejemaneje que rodea al género televisivo que más daño le ha hecho a la industria y a nuestro país.

Nuestro objetivo es siempre ir un paso adelante, tratando de hacer periodismo de industria con pocos recursos, pero siempre con el único fin de recuperar la calidad. Se han sumado varias personas a nuestro sitio, desde distintos lugares como Paraguay y Colombia, porque gracias a este sitio hemos aprendido más de la televisión de cada país y comparándolo con la realidad chilena. Esperamos que se sumen muchos más, porque la nueva televisión la construimos entre todos.

Una televisión con música es una televisión libre, alegre y de calidad.