La editorial de los lunes: Otras cosas en las que la TV chilena debió haber pedido prórroga

Abril 16, 2018 |
Responsive image

No me gusta decir en este caso que se veía venir, pero se veía venir. Los canales de aire han informado al CNTV que no pudieron cumplir con el plazo estipulado para la expansión de su red de televisión digital a las capitales regionales, meta que estaba definida para marzo de este año, pero lamentablemente, solo Canal 13 ha hecho algo para expandir su red al norte y a un par de ciudades del sur… bueh, solo Temuco.

Entonces, no solo la TV chilena tiene retraso en su programación y en su modelo de negocios, sino que también en cuanto a esta tecnología que venía a generar una completa revolución en la forma de ver y hacer tele.

¿Pero quiénes son los culpables de que esto pase? De partida, pensemos en todo el lobby que hicieron los mismos canales para una ley a su medida (de hecho, el presidente del CNTV en el primer “Piñerato”, Herman Chadwick Piñera, se manifestó en contra incluso de la normativa de la cuota de programación cultural), el lobby de las mismas cableras para impedir que salten a la TV abierta digital canales que serían un aporte, como Canal 24 Horas, CNN Chile, ETC y 13C. Y ni mencionemos el veto de Piñera a raiz de una queja por parte de la FIFA contra la obligatoriedad de los partidos de la Roja en la misma televisión abierta.

Tomemos en cuenta además que algunos canales tienen problemas para montar sus transmisores definitivos, como es el caso de La Red y CHV en Santiago. Afortunadamente, alternativas hay, las tenemos en los canales locales como Antofagasta TV o TVU y su exitosa “comunidad del contenido”, y el mux que pertenece a TVR, el ex Canal 22, que nos deleita no con las capsulas del Minsal-Novasur de su subcanal, sino que con las radios Canal95 y FMPlus. Honestamente, me quedo con la parrilla de la juvenil nortina más que con todo el prime de la televisión “grande” hoy por hoy.Los canales quieren salirse con la suya y han pedido la prórroga del apagón analógico, dispuesto originalmente para el 2020.

Por eso, en LTSC pensamos en qué otras cosas nuestros queridos (?), respetados (?) y valorados (?) canales abiertos debieron haber pedido una prórroga o reconocer que no se la pudieron.

-Para empezar: Solari debió haber reconocido que no se la pudo y haber puesto su cargo a disposición en el directorio de TVN. Asi como Carmen Gloria López debió haber dado un golpe de timón y echar a todos los ejecutivos que desentonaban en la TV pública.

-Mercedes Ducci en el año 2008 debió haber hecho una prórroga en la búsqueda de su director de programación, asi nos habríamos ahorrado a Vasco Moulian con todo lo nefasto que trajo consigo.

-Patricio Hernández de Mega debió haber pedido una prórroga y haberla pensado bien si quería cancelar “A todo o nada”, “Sábado por la noche” y haber mantenido “Secreto a voces” que marcaba un 75% menos de la audiencia de ambos espacios.

-Ignacio Corvalán debió haber reconocido que sus realities usan y abusan de la violencia y la discriminación para mantener su audiencia por las nubes. Pero en lugar de eso, lo vimos declarando que “la gente pide TV de calidad y lo que más ve es entretención”, cero autocrítica.

-Nicolás Eyzaguirre debió haberla pensado bien antes de sumarse al comando de Bachelet y dejar Canal 13, porque lo estaba haciendo muy bien. Faltó el estelar musical, eso si.

-“Intrusos” debió haber pedido una prórroga y defender a los “Vigilantes” y a prensa que estaban por salir de pantalla, pero cuidaron sus puestos y ahi los tienen, marcando un punto de sintonía todos los días y con 20 personas comentando en Twitter cada mediodía.

-“Mucho Gusto” debió haber hecho una prórroga y pensarla bien si querían defender a Karol Lucero.

-Claudio Fariña debió haber reconocido que no se la puede cubriendo catástrofes. Bueno, que esté él en el periodismo y cizañeando en la TV pública ya es una tragedia por si sola.

-El que aceptó la compra de CHV por parte de Sebastian Piñera debió haber pedido una prórroga y pensar bien si era conveniente para un país como el nuestro que un político tuviese un canal de televisión. Habría pasado como las radios curicanas, que en su mayoría son manejadas desde el Congreso (cofcofRTLcofcof).

-La Comisión Organizadora debió haberla pensado bien antes de rechazar a Ringo Starr. Si, eso me duele más que la ausencia de cualquier popera, porque el ex Beatle se ofreció incluso y lo rechazaron. Ah pero cuando les ofrecen a Yandar y Yostin.

-Alexis Zamora debió haber pedido una prórroga cuando quiso cancelar la novela nocturna que Nona Fernández preparaba para el 13.

En fin, hay tantos momentos en los que la TV chilena debió haber pedido una prórroga y reconocer que, desde hace cerca de 15 años o más, no se la pueden. Había plata de sobra para las Lulis, las Orianas, las Adrianas, los Patitos Lagunas, los Pablos Schillings, la ventilación de sucesos sin importancia, pero no para mejorar la calidad técnica y programática de cada una de las televisoras. Eso es lo que más duele. ¡La TV abierta ha muerto! ¡Que vivan el cable, Netflix y YouTube!