La editorial de los lunes: Dandole una vuelta a los matinales

Marzo 19, 2018 |
Responsive image

Para la editorial de esta semana, cuyo fin es forjar opinión y un importante debate sobre los contenidos que proyecta nuestra pequeña pantalla, vamos a hacer lo mismo que el Canal 13 de Argentina en 1992: “Dando vuelta a la televisión”. En este caso, vamos a darle una vuelta más que necesaria a la franja horaria más vilipendiada del último tiempo: Los matinales.

Para empezar, vamos a ser bien gráficos en esto: Desde el 2015 más o menos, la franja matutina, como todo en el último tiempo en nuestra pequeña pantalla, se alargó hasta más allá del mediodía por falta de contenidos para poner en ese horario. ¿Qué tuvimos a cambio? Programas donde, a falta de algo que hacer en algunos tramos de horario, se recurrió a retransmitir programas del primetime (“Bienvenidos”), o en el peor de los casos, repeticiones de programas antiguos (“Muy Buenos Días” y su maratón de programas de Patricio Bañados y Carlos Pinto).

Además de un constante uso y abuso de contenidos ligados a la crónica roja o a la farándula donde el filtro editorial muchas veces falla. Acuérdense del bullado caso del informe ginecológico de Nabila Riffo, los debates de feminismo en el matinal de TVN donde se demostró una completa ignorancia en torno al tema, y el abuso del caso de la embarazada desaparecida en “La Mañana”.

Al fin y al cabo, eso vamos a hacer en esta editorial: Darle una vuelta completa a los contenidos televisivos. Como lo hacía Julian Weich en el mismo canal en su mejor época, hablamos desde antes de que llegara Adrian Suar y Tinelli.

No nos desviemos. Vamos a lo que importa: En países con televisiones serias, la franja matutina está a cargo de prensa, como sucede en Estados Unidos y en gran parte de Europa. Son pocos los casos donde los programas del despertar las hacen los canales propiamente tales, como es el caso de México. En Argentina, todo está hecho por productoras externas, de hecho, Endemol hace los matinales para los tres canales privados más importantes. ¿No es eso una forma concreta de abaratar costos sin poner en riesgo sus contenidos?

Podría decir que acá en Chile los matinales los haga prensa, pero más de alguno va a decir que eso es inviable. O podría decir que acá las productoras externas estén a cargo de los matinales, pero otros van a salir con que la última vez que eso pasó, fue un fracaso, como sucedió con “Viva la mañana” de Lindorfo (de hecho, desclasificó el fiasco en un capítulo de “La divina comida”).

¿Entonces? En la misma Yanquilandia, los matinales no duran una eternidad. “Today” tiene una duración extensa, pero las primeras dos horas son de actualidad con la gran Savannah Guthrie, luego una hora de noticias con la ex Fox News Megyn Kelly (aka “Anna Lisa Melchotto” como la reconocen los fans del Bananero, aka la periodista a la que parodió Britney Spears luego de que la primera la criticara por el exceso de sexualismo en el videoclip de “Toxic”), y finalmente el bloque de entretenimientos a cargo de Katie Lee y Hoda. En otras cadenas tenemos bloques de programas de concursos (CBS y sus “Let’s Make a Deal” y el veterano “The Price Is Right”), o magazines extraordinarios (ABC con su “The View”), y ni contamos los sindicalizados como lo de Kelly Ripa o Rachael Ray.

Podría postular esa como la solución, pero en tiempos como este, no sería viable. Para muchos. Igual reconozco que sería lindo ver espacios de concursos en un tramo matinal de nuestra pequeña pantalla. De hecho, ese era el plan de Canal 13 en 2010, hacer “La ruleta de la suerte” pero un Luksic salvaje apareció.

¿Entonces cuál es la solución? En España, TVE tiene un esquema bastante parecido al “Today” de NBC actualmente para “La mañana de La 1”: Bloque de magazine y actualidad, posteriormente el mítico “Saber vivir”, y luego algo similar a lo de Katie Lee & Hoda llamado “Amigas y conocidas”, para luego proseguir con “Torres en la Cocina”. ¿Suena bonito, cierto?

Ya, pero ¿Cuál es la solución?

Simple, querido: Dejar de encerrar al televidente de matinal chileno en el mundo ingrato de la posverdad. Son mentiras que ni siquiera son divertidas. Basta de Doctor File (que se quede en “Las últimas horas de…” donde lo hace bastante bien), de médicos chantas, del farandulismo exacerbado, del egocentrismo de Lucho Jara, de repetir programas del prime, de Cristina Araya, de Pedro Engel…

Podrian virar a una mesa seria de actualidad, analizando el acontecer diario de Chile y el mundo de una manera seria y responsable. Luego, podemos tener un bloque de servicio social, en ese sentido, lo que hace Carmen Gloria Arroyo es valioso, ya que podría ser la Eli de Caso millennial. Podrían proseguir con el bloque de cocina, y las últimas horas con entretenimiento, ahi caen los desayunadores y todos los artistas que entren son bienvenidos.

¿Y el mediodia? Era tan buena la idea de “Grandes teleseries de TVN” pero naufragó por la necesidad ingrata del canal público de igualarse a los canales privados. Ahi cae “La ruleta de la suerte”, una especie de versión chilena de “Morfi”, algo como “Pantalla Abierta”, “Yo invito” y “Cocinando para vos”. Incluso podrían meter algo de “Al Rojo Vivo” de Ferreras como complemento. Garantía de rating seguro.

¿Hay buenos elementos? Obvio: Tenemos en la parte seria a Carlos Zárate, Libardo Buitrago (ya apareció en más de una oportunidad en “Bienvenidos”), Andrea Arístegui, Felipe Vidal, Victoria Walsh, José Luis Reppening, Catalina Edwards, Polo Ramírez, y en la parte más juvenil tenemos a Coté Quintanilla, Rayén Araya, Lorena Miki, Montserrat Torrent, los ex “MasterChef” Daniela, Ignacio, Yuhui y Faryd, Paulina Rojas y Nacho Pop.

Yo creo que asincerando la tele matinal, dejando de ser una parodia de si mismos o una mala humorada de lo que hacía Felipito o dedicandose a la seriedad, la gente odiaría menos los matinales. Porque en otros lados como en la misma USA son un ejemplo de buena televisión y llevan años haciendo contenidos buenos. ¿Por que acá se sigue tratando a la gente como de segunda clase?