¿Cómo los poperos tenemos que hacer frente al neofarandulismo?

Febrero 27, 2018 |
Responsive image

He visto algo con una gran preocupación, y es algo que quedó demostrado durante el pasado Festival de Viña: Los fans de las farandulitas son pocos, pero lamentablemente son muy ruidosos y meten mucha bulla en redes sociales con su fanatismo hacia personajes que no cantan, no bailan, no actúan y que solo han estado en televisión por leerse el “Manual Italiano de los Escándalos y las Pobrémicas”.

Y lamentablemente también, a los poperos chilenos no les importa que sus artistas favoritos estén en la televisión abierta en Chile.

Aunque parezca mentira me pongo colorada cuando me miras me pongo colorada, y pese a que ellos han visto actuaciones de Beyoncé, Mariah o Katy Perry en la grandiosa televisión europea, a la inmensa mayoría de quienes gustan de alguna diva o galan pop no les interesa en absoluto ver a gente decente como los que ellos adoran en vivo y en persona, a través de algún canal de aire.

Y eso no está bien.

Viña ha demostrado que, pese a que convivieron dos formas muy distintas de ser famosos, finalmente sobresalieron los que tenían que sobresalir. Y con ellos nos referimos a Joy Huerta, Ha*Ash, CNCO. Mientras que también vimos como el “Muy Buenos Días” ratificará que no tendremos televisión pública por los próximos 4 años, y Jaime de Aguirre se ocupará de transformar a TVN en un Chilevisión antes de Turner.

¿Se imaginan un “Tómbola” en horario prime en el canal estatal? ¿Se acuerdan cuando el mismo TVN dio espacio a esperpentos como “Las Argandoñas” o “Fruto Prohibido” mientras otras televisoras podían tener a grandes figuras de la canción?

¿Qué prefieren? ¿Ver a mequetrefes usando las cámaras para pelearse por dinero y vanidad, o a hombres y mujeres de trabajo para entretener a todo un país?

Yo me quedo con estos últimos. Personas que lograrán una televisión mejor. Personas capaces que saben cómo derrotar la banalidad y la intrascendencia, que desean borrar los contenidos que por tantos años han idiotizado a los chilenos y los han metido en una burbuja. Quiero una televisión que transmita la alegría de Carlos Vives, Gente de Zona y la dulzura de Ha*Ash y Jesse y Joy. No la amargura y la odiosidad de farandulitos y tarotistas randoms.

Por eso, quienes gustan de cualquier artista pop deberían unirse. Deberíamos unirnos para pedirle a los canales que mejoren sus estándares de personas que merezcan fama y prensa. Si los del Party Chilensis, ese hashtag que tanto hierve las venas, se dedicaran a pedirle a nuestras televisoras que le suban los contenidos a nuestra pequeña pantalla, otro gallo cantaría. Podemos hacer una revolución que sea un verdadero parteaguas en lo que conocemos como entretenimiento televisivo.

Un dato: Con la labor de T4F+Bizarro en la contratación de artistas para el Festival, Chilevisión se ahorró 5 millones de dolares. Más de tres mil millones de pesos chilenos. Tres mil palos que, por supuesto, deben servir para generar buenos contenidos.

Ahi debería caer lo que siempre he propuesto en este lugar: Que los estelares los hagan las productoras de eventos. Swing con Mega, T4F+Bizarro con Chilevisión, DGMedios con Canal 13. Sería lindo, permitiría que muchos actores y conductores se lucieran y daría trabajo a muchos profesionales televisivos. ¿Por qué no pensar en el futuro de una buena vez?

Pero eso depende de nosotros. Tuvimos los contenidos que tuvimos y vimos los programuchos que vimos por complacencia y porque los canales quisieron contrarrestar los movimientos sociales del 2011 creando telebasura y privándonos de artistas de lujo a propósito. ¿Por qué de una buena vez no nos unimos, todos los fandoms, sin rivalidad alguna, para pedir a los canales que mejoren su estándar de calidad y tener una televisión justa y buena para todos?