La crisis de la TV: Progreso antinatural

Enero 23, 2018 |
Responsive image

¿Por qué será que la TV chilena sigue dando manotazos de ahogado en vez de hacer la tan necesaria autocrítica? ¿Por qué será que optan por negar una crisis que es evidente a todas luces, en vez de al menos intentar hacer algo para dar vuelta el marcador? ¿Por qué optan por jugar mediocremente con tal de empatar el partido y ganar por lo menos 1-0, en vez de tener un equipo de primera y golear?

Canal 13, el otrora canal grande de la TV chilena, está haciendo según palabras de su director Javier Urrutia, una televisión “low cost”. Despidieron personal valioso como Sergio Nakasone y Herval Abreu con una misión clara: Achicar el canal.

¿Y qué tenemos como resultado? Programas hechos con el vuelto del pan donde la pobreza se nota como “Diana”; seriados y novelas de hace un buen lustro como “La pequeña casa en la pradera” y “Betty La Fea”; cierres de áreas valiosas como telerrealidad y ficción. O sea, Felipe Berrios podría venir cómodamente a levantar un campamento en Inés Matte Urrejola, Pedro Montt o Bellavista.

¿Y todo gracias a qué? A un canal que acapara mucho ofreciendo tan poco. Sé que después de la fallida confirmación de Christina Aguilera en Viña que no debo darle credibilidad a “Intrusos”, pero el reality que se planea para mediados de temporada no constituye ninguna novedad, de hecho, no tienen cara en reconocer que es más de lo mismo, que será una mezcla entre “Mundos Opuestos” y “Doble Tentación”. También dice mucho la falta de novedades para el verano, donde claramente “Si yo fuera rico” no satisface ni a sus propios fanáticos. Al menos siempre quedará el trolleo a Renca Juniors y al reciclaje de escenografías entre esa producción y “Verdades Ocultas”.

Al menos TVN ya tiene clara su intención, más allá de quienes auguraban su cierre y se pondrían felices con una TV 100% privada (ya los quisiera ver en Haiti, allá todo es privado y usted sabrá que es un país próspero (?)): Se van a anichar. Al menos asi lo dijo Jaime de Aguirre en una entrevista. Dice haber un plan para bajar la deuda y subsanar aunque sea en parte la lamentable crisis que ocasionó el que partieran elementos vitales de su canal para ir a Mega, partiendo por Rencoret. Y también pesó que no pudiesen reinventarse, con una rotativa impresionante de ejecutivos en donde ninguno parece dar el ancho.

Irónicamente, el canal que apuesta con todo es Chilevisión. “La noche es nuestra” y “Pasapalabra” resultan programas entretenidos, pero como en todo, hay un problema: En el primero es Pamela Díaz, persona que el canal de Turner nos quiere imponer a toda costa; y en el segundo que Carlos Valencia mete a famosos, incluido los de segundo órden, en un programa familiar. ¿Qué tienen que hacer Maura Rivera y otra gente en un espacio para la familia? El resto, nada de qué quejarse. Cumple con su misión y Julian Elfembein se ve tan cómodo como cuando hacía gameshows para TVN y la misma televisora.

Pero… ¿Convendrá apretarse demasiado el cinturón sabiendo que se pueden ahogar de tanto hacerse daño la guata? ¿Qué hará la televisión chilena ahora que la TV Digital ya está entre nosotros? Es una ilusión nuestra tener canales temáticos como Neox, Nova, Divinity, Paka Paka, BBC Three, DMAX, los excelentes canales temáticos de la RAI. ¿Pero dará la torta para aquello?

Tuvieron más de 7 años para enmendar el rumbo pero prefirieron hacer televisión basura para gente mediocre, a la que no le interesaba la situación del país ni los escándalos de corrupción que ocurrieron en Piñera 1 y Bachelet 2. ¿Habrá lo mismo para Piñera 2? ¿O será que volverán a hacer la gran “Mediodía con Mauro”, en donde el Caso Coppola sirvió de cortina de humo para tapar las políticas neoliberales de Menem? ¿O donde el Canal 9 de Haddad fabricaba basura con “Zap” el 2002 a la espera de un eventual regreso del monarca de La Rioja al año siguiente, lo cual no se concretó con el triunfo de Kirchner en una fallida segunda vuelta?

Creo en una televisión que comulgue con el respeto, el amor, los valores de siempre (que no creo que se pierdan, menos en tiempos donde los discursos de odio imperan en los medios), la inteligencia y el talento. ¿Será posible aunque sea un oasis de televisión de calidad? Ya este mes KantarIbope Media podrá empezar a medir la audiencia de Twitter, por lo que hartas cosas tendrían que quedar al descubierto. Ojalá que los canales sepan sacarle partido adecuadamente, porque de lo contrario, seguirá habiendo un progreso antinatural. Bueno, si es que llega el progreso algún día.