El círculo virtuoso del pop chileno

Enero 5, 2018 |
Responsive image

¿Por qué tenemos que hablar de esto? Bueno, acá en la redacción estamos con el hype más arriba que el precio del combustible por la verdadera chance que tiene el pop chileno para salir de la posición renegada en la que está en la televisión de nuestro país y pasar directo y sin escalas a la masividad.

Y es que luego de inventos farandulitos que llegaron a dar pena/risa como Marlen Olivarí, Daniella Chavez y Kenita Larraín, nuestro pop está agarrando un vuelo tan increíble que los principales festivales veraniegos se abrieron al estilo que cada día genera más adeptos en nuestro país.

Camila Gallardo en Olmué. Denise Rosenthal en Talca. María José Quintanilla en Dichato. Y hoy se confirmó a Augusto Schuster en Viña en la noche final, orientada al público juvenil con artistas como CNCO y Zion & Lennox.

A estas alturas, lo más viable en tiempos de crisis es probar llevando a la pequeña pantalla a gente de la casa, con una carrera más que probada y reconocida incluso por especialistas en música, como por ejemplo, el prestigioso crítico de música Manuel Maira. Y tal vez, sin proponérselo siquiera (porque últimamente en la TV chilena no se proponen absolutamente nada), están a punto de encontrar la medicina que nuestra televisión necesita y merece para salir de la crisis en la que está.

Y puede convertir algo que no solo era renegado a un nicho específico, sino que era absolutamente despreciado por ejecutivos, productores y directores.

¿Por qué? Porque siempre te decían que llevar artistas del momento era inviable, que era muy caro, que nadie iba a sentarse a verlos. Peeeeero quien no se arriesga nunca cruza el rio y acá estamos viendo una arriesgada propuesta de los festivales veraniegos de TVN, Canal 13 y Chilevisión.

Si “el festival de los festivales” se atrevió a llevar artistas emergentes, ahora todos quieren llevar a algún nacional que pegue. Camila Gallardo ha impuesto temonazos como “Mas de la mitad”, “Abrazame” y ahora “Un poco más de frio”. Denise Rosenthal no solo es una excelente actriz y cantante, sino que además incursionó en la literatura con “La vida en movimiento”. Quintanilla, todos sabemos que se complementa tan bien como cantante y como miembro activo de “La patrulla juvenil” de “Mucho Gusto”. Y Schuster va en camino a ser nuestro Justin Timberlake, agrádele a quien le agrade.

Si se trabaja mejor, podríamos añadir en esta lista a Francis Fellizeri, que de ser la doble de Britney Spears en “Mi nombre es” pasó a cantar el tema central de “Preciosas”. Y talento tiene. Porque se puede crear un mejor mercado musical, y asi lo está demostrando una televisión que le hacía la cruz al pop chileno, pero que ahora está dando vientos de cambio (soplan en el país, con un nuevo futuro, con un pueblo feliz… ah no eso no corresponde acá).

El pop chileno tiene este verano una chance irrechazable de llegar a más gente. Sobre todo a los jóvenes y a los adultos. A veces pienso que poner al mismo Schuster en el mismo día de un fenómeno musical latino como lo son los CNCO (apadrinados por Ricky Martin desde que eran concursantes de “La Banda” de Univisión) suena a estrategia precisamente para eso.

Asi, generamos un circulo virtuoso del pop chileno al que pueden sumarse más nombres, como la citada Fellizeri, y si todo sale con éxito, podemos traer a otros más, incluso a nombres gigantes. Y ganamos todos.