La mala televisión hizo alejarse a Vivi Kreutzberger

Diciembre 13, 2017 |
Responsive image

Cuando rostros se aburren de la televisión chilena por su monotematicidad en contenidos, es lógico que emprendan nuevos rumbos. Como es el caso de Vivi Kreutzberger.

Desde su incursión en la animación en 1999 donde condujo la remozada versión chilena de “Sábado Gigante” y su estelar “Gigantes con Vivi”, se proyectaba como una gran animadora en nuestra TV. Sin embargo, desde su salida a Mega, donde a su estelar le redujeron el presupuesto, lo convirtieron en una versión de a peso de “El Gran Prix del Verano” donde farandulitos competían representando a comunas del país, y luego con el fracaso de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” (que flopeó en Chile y en Argentina, pero en España ya va por como la cuarta o quinta temporada en Cuatro), nunca más volvimos a saber de ella.

Es más, solo ha tenido apariciones esporádicas en la Teletón, en el 2016 estuvo tras bambalinas asesorando a su padre, pero este año sencillamente no la vimos. ¿Por qué? Porque según trascendió a La Tercera, la animadora se fue junto a su marido, el director de TV Robert Wilkins, a vivir a Londres, Inglaterra.

Uno de sus hijos, Ilam Numhauser, tiene un diagnóstico de por qué tomó tan drástica decisión:

“Ella está muy feliz fuera de pantalla. La tele en sus últimos años como animadora se había transformado más en un circo de farándula en el que no estaba dispuesta a participar, por lo que prefirió dar un paso al costado. No había espacios para hacer lo que ella quería. Ahora la veo igual de feliz que cuando entró a la TV”

¿Ya ve? ¡Y hay gente que dice que mezclamos peras con manzanas cuando decimos que la farándula y los malos contenidos hicieron a mucha gente alejarse de nuestra pequeña pantalla! ¡Si hasta los animadores deciden irse porque no les gusta el entorno en el que trabajan desde hace 6 o 7 años! Lo bueno es que allá Vivi tiene la BBC, la ITV y Channel 4, canales con un excelente nivel en cuanto a contenido. Digo, para contrastar con la pobredumbre en el que ejecutivos, productores y directores televisivos han metido a la industria desde, más o menos, 2007, y que se profundizó más allá en el año 2010.

¿Hasta cuándo va a seguir esto?