Una historia de 60 años: La época de oro de TVN en democracia

Noviembre 20, 2017 |
Responsive image

Para hablar de la época de oro de Televisión Nacional, que significó la más importante transformación de la televisión pública de Chile en democracia, hay que situarnos en qué pasaba cuando el 11 de marzo de 1990, don Jorge Navarrete Martinez asumió la dirección ejecutiva del canal de todos los chilenos.

En ese entonces, el balance financiero daba números rojos y la credibilidad estaba por el suelo. El TVN de los militares desentonaba entre una televisión con un elevadísimo nivel, como siempre lo quiso don Eleodoro Rodríguez Matte. El noticiero, “Noticias”, era acusado de ser favoritista hacia Hernán Büchi y los candidatos del pacto Democracia y Progreso; asi como también, se usaba la pantalla para la despedida del viejo nefasto con una horrible canción y un especial llamado “Misión Cumplida, Presidente”, proyectado dias antes de que la dictadura concluyera.

Entonces, Navarrete, quien regresara al mismo canal que fundó en ese lejano 1969, se propuso elevar el nivel, el prestigio y la credibilidad inexistente en Televisión Nacional, que era visto como “la televisora oficial del régimen”.

Ese 11 de marzo de 1990, apenas Aylwin asumió en el Congreso Nacional, se pudo ver un nuevo logo de TVN: Ahora las barras tricolores eran las barras del arcoiris. Obvio, la alegría había llegado (y quien diga lo contrario, merece poco menos un aplauso en la cara) y TVN debía reflejarlo. El “Si, juro” de Don Pato trajo consigo varios cambios.

Para empezar, Navarrete tuvo que hacer andar el canal con lo que disponía en ese entonces. Antonio Vodanovic se quejaba por el poco presupuesto que se le destinó a la temporada 1990 de “Siempre Lunes” y aún el complicado estado financiero se notaba en las artísticas y las gráficas de las promocionales de aquel entonces. Pero como dijo Tito Fernández, “Lo que es bueno siempre cuesta”.

El 1 de octubre de ese año debuta el que sería el mayor orgullo de TVN en democracia: El nuevo noticiero “24 Horas”, con la entrañable pareja de Cecilia Serrano y Bernardo de la Maza. Ese día, el noticiero debutó con una pauta que incluía la entrevista exclusiva de Patricia Politzer a Raul Rettig, quien encabezaba la Comisión Verdad y Reconciliación. Posteriormente vino la transmisión del histórico concierto de Amnistía Internacional y la emisión vía satélite de varios conciertos.

Pero en 1991 se empezaron a vislumbrar los resultados. La audiencia del canal subió considerablemente y programas como “Informe especial”, “Siempre Lunes” (que recobró el presupuesto de fines de los 80s trayendo a artistazos como Lucía Mendez, Miguel Bosé, Yuri y LaToya Jackson, entre otros), certamenes como el también recordado “Miss 17”, el mismo “24 Horas” y una extraordinaria franja infantil, juvenil (con programas como “Ene TV” y “Sábado Taquilla”) y cultural, hicieron de TVN un canal en el que la gente podía confiar, mirarse y sentirse identificado.

Era un trabajo duro que todavía en cuanto a dramatismo no se veía, puesto que “El milagro de vivir” (1990) y “Volver a empezar” (1991) no consiguieron los resultados obtenidos aún con un buen guión. Sin embargo, “Trampas y Caretas” en el 92 hizo que se recobrara el espíritu, con un gigante como Vicente Sabatini. Además se crea “Buenos días a todos”, siendo el segundo intento del canal desde el 82, ahora con más éxito.

Incluso “Cachureos” vivió un segundo aire pasando de un programa empaquetado a algo más suelto con hitazos como “La Mosca” y “El baile del perrito”.

Las novelas con conciencia social, donde Chile se podía ver en algo considerado frívolo como las teleseries, fueron un pilar en el éxito del canal nacional. Novelas como “Rompecorazón”, “Estúpido cupido”, “Sucupira”, “Aquelarre”, “Oro Verde”, “La fiera” e “Iorana” hasta el día de hoy son recordadas por el televidente. Y junto a él, estelares como “Motin a Bordo” con Felipe Camiroaga y “De pe a pa” con Pedro Carcuro.

Sin duda el 98 fue un año historico, junto con ganar por primera vez la transmisión de un mundial a Canal 13, logran ser primera sintonía por primera vez en su historia. La recompensa de un buen trabajo, aunque tarde, siempre llega.

Televisión Nacional vivió varios años lider, años que hoy añoran. Y que nosotros estamos dispuestos a contribuir en lo más que se pueda para que vuelvan esos años donde el canal líder lo hacía con contenido, calidad y altísima factura. Porque si TVN pudo salir de aquella crisis del 89, ¿cómo no va a salir de esta?

“La televisión pública es posible solo en democracia”
Jorge Navarrete, 24 Horas, 2015