LA CUARTA: EL ADIÓS A LA MISOGINIA

Noviembre 17, 2017 |
Responsive image

 

Gracias, por Ayudarnos a Crecer. Ahora, después de 18 años, algo va a cambiar en tu forma de mirarnos. EUSKAL IRRATI TELEBISTA. Juntos volamos más alto. 2000.

 

Tomando como referencia, el gran cambio de imagen de Radio y Televisión Vasca, el 20 de mayo del año 2000, algo similar ocurrió al tradicional Diario Popular chileno: La Cuarta, que hace unos días, ha sufrido muchos cambios en su fisonomía editorial: El más importante, el Fin de la Misógina “Bomba Cuatro”.

El consejo de redacción del emblemático matutino, encabezado por Sergio Marabolí, tuvo la difícil decisión de acabar con la prensa misógina, que representaba la edición del viernes de La Cuarta. La decisión se enmarca en un proceso de reestructuración completa del periódico que incluye un nuevo enfoque editorial y una nueva edición en papel.

El Viernes 17, La Cuarta, el pasquín del pueblo chileno, ya no mostraba más ese infame y misógino suplemento.

Según marcan nuestros colegas de Cooperativa.cl, estos son, los reales motivos del cierre:

 

“En La Cuarta tenemos como objetivo darles curso exitoso a todos los desafíos que han nacido con el correr de los años y, en especial, cuando estos tienen relación con nuestros lectores”, comienza la editorial, que busca llegar a un público más joven.

“Hablamos de una generación más sabia, con más títulos e inserta hace años en el dinero plástico y las compras online. Aguerridos, despiertos, justicieros y quieren cercanía como también modernidad. Informarse, aprender, seguir creciendo y hacerlo con la “chispeza’’ y el corazón de un Gary Medel”.

“El lenguaje, la humorada a flor de labios y la mirada bonita de la vida es lo que por años ha marcado el sello de La Cuarta, el mismo que se engrandece más ahora con un periodismo amplio, ciudadano (…) Invita a sentarse a informarse y a aprender sin ponerse colorados“.

Sobre el fin de la Bomba 4, la aclaración es la siguiente: “tomamos las banderas por el respeto a la mujer, cuyo protagonismo es una constante de la modernidad en la que hoy vivimos. Fue una larga humorada sensualoide acorde a otros tiempos. No va más”.