Periodistas de RTVE piden la dimisión de toda la directiva por tratamiento de referendum catalán

Octubre 3, 2017 |
Responsive image

El día domingo 1 de octubre se desarrolló el polémico referendum catalán en el que, con un 90% y con una fuerte represión de la Guardia Civil por parte del penoso y corrupto gobierno del derechista Mariano Rajoy, ganó la opción independentista. Por consiguiente, Catalunya pasará a ser un país propiamente tal.

Sin embargo, la cobertura de RTVE, el canal público de España que desde la llegada del Partido Popular (herencia de la derecha franquista) solo ha mermado más y más su calidad, fue más que penosa. Solamente interrumpieron sus emisiones de La 1 para las declaraciones de los portavoces del gobierno español, además de una cobertura absolutamente sesgada de dicho referendum en el que se notó la afinidad con el PP.

Dentro de la interna del ente público se hizo notar la crítica hacia el tratamiento del “Telediario” a tal magno suceso, por lo que desde los estudios de Sant Cugat en Barcelona asi como también desde Madrid, han denunciado públicamente a través de las redes sociales, la “vergüenza” que han sentido todos ellos al ver cómo TVE ha tratado el acontecimiento en sus servicios informativos.

La falta de seguimiento a los sucesos que ocurrían en la tierra de Serrat, que solo se remitió a unas tertulias de opinión en el Canal 24 Horas, fue duramente criticado por los reporteros quienes han pedido la dimisión de todos los directivos de la cadena pública española. La cosa se descontroló cuando en “Telediario 1”, el ancla Pedro Carreño justificó el lamentable accionar de la policía local aduciendo a una “orden judicial” y que “lo han hecho para requisar material electoral e impedir el voto”.

Y definitivamente la gota que rebasó el vaso fue la calificación del uso de la fuerza policial como “momentos de tensión entre las fuerzas de seguridad y las personas que se negaban a abandonar los colegios electorales”.

Ante esto, el Consejo de Informativos de TVE publicó un comunicado en el que dicen que el tratamiento informativo “no se adecua a los principios básicos de la radiotelevisión pública”.

“En un día tan importante como hoy los ciudadanos -a quienes debemos ofrecer una información veraz y completa- se han visto privados de la programación que se merecen”, reza la misiva en la que también denuncian que solo se remitieron a transmitir los hechos por el Canal 24 Horas, mientras que La 1 solo interrumpió su programación para dar paso a las declaraciones de los portavoces del gobierno.

Además, se solicitó la dimisión de toda la directiva del canal público encabezada por José Antonio Sánchez (el mismo que dijo hace unos meses que el genocidio durante el descubrimiento de América fue un acto de “pacificación”). Recordemos que está en trámite un proyecto de ley que busca reformar la televisora pública.

Sin duda, la derecha no sabe cómo manejar un país ni mucho menos medios de comunicación. Es cosa de ver las vergonzosas portadas de medios como La Razón (del empresario derechista y habitué de las tertulias políticas de Atresmedia, Francisco “Paco” Marhuenda) y también el tratamiento de RTVE que fue un desfile de manipulación informativa, que nos hace recordar cuando acá en nuestro país, durante el gobierno de Piñera, el “24 Horas” de TVN se convirtió en “60 Minutos” (bueno, “90 Minutos” si contamos el vergonzoso alargue desde 2010) y se criminalizó el Movimiento Estudiantil mostrando imagenes solo de las protestas y no de los petitorios de gratuidad en la educación.

Y pensar que cuando gobernaba el PSOE con ZP, el “Telediario” fue condecorado como el noticiero más objetivo del mundo. Urge un cambio de gobierno en España, y urgen nuevos aires para ese país y sus medios de comunicación, en la que solamente los únicos que se esfuerzan por ofrecer contenidos de calidad son los de Atresmedia.

Y también debemos recordar que en España, asi como en el resto de Europa, todos valoran la importancia de una televisora pública como vehículo de información, cultura y entretenimiento. No como acá, que no solo critican a TVN, sino que no les importa en absoluto los contenidos que el canal ofrece ni mucho menos un proyecto de ley para su reforma que todavía duerme en el Congreso, todo gracias a la adoctrinación de los medios faranduleros-derechistas para privarnos de una TV pública como Dios manda.

A eso, sumémosle que a diferencia de España, ningún periodista de esos canales reconoce que sus televisoras erran siempre cuando toca meter cuco con las reformas, hacer fanservice a Piñera, asi como también del lamentable sesgo informativo en temas como Venezuela y Wallmapu, y el ocultamiento de los casos de corrupción que salpican a Chile Vamos y al candidato presidencial del mismo conglomerado.