La primavera del pop chileno no será transmitida

Septiembre 6, 2017 |
Responsive image

En el mes de junio, después de 4 discos y actuaciones en varios y renombrados festivales locales, Javiera Mena firmó contrato con una multinacional: Sony Music, la misma casa que había fichado a Américo (y que lo “poperizó” excelentemente con su single “La Duda”) y además, compartiendo catálogo con artistas como Fifth Harmony.

En estos días supimos que Camila Gallardo rompió un importante record para una artista nacional radicada en nuestro país: Es la cantante coterránea que más rápido llega al millón de visualizaciones en YouTube en nuestro país, y todo gracias a su videoclip “Un poco más de frío”.

Como nunca antes en la música nacional, los grandes artistas están en la mira de las multinacionales que en un principio eran reacios a contratar a rostros locales. Pero el impulso que dieron diversas plataformas como Spotify, o el ya mencionado YouTube, lo hicieron posible. Y lo mejor es que lo lograron en buena lid, sin payola, sin santos en la corte, sin pitutos ni ningún tejemaneje.

¿Es una marca que debería, a nosotros como chilenos, inflarnos el pecho de orgullo? Por supuesto.

Pero acá viene lo malo: A la TV chilena le importa poco y nada el progreso del pop nacional. Ellos están más preocupados de hablar de la Gala y el Huaso Isla, de Alexis y Mayte, de Ignacio Lastra y su accidente. No difunden el verdadero talento ni la verdadera calidad musical.

Denise Rosenthal, contratada hace poco por Universal Music, también lanzó un videoclip nuevo llamado “Isidora”. ¿Usted cree que habló algún canal del mismo? Nones. Los Instagram de los jugadores de la selección y el video del panda apareándose parecen ser más fuertes y más rentables.

Qué lejos estamos de aquellos tiempos donde la música importaba, e importaba bastante. A nuestra TV le sobran productores perversos como Valencia Carlos e Ignacio Corvalan… tanto que se olvidaron de fabricar más Gonzalo Bertrán, que concebía la música como un espectáculo. Nos falta gente como Raúl Matas que los hacía sentirse como en su casa. Nos falta gente como Don Francisco que los hacía pararse de tú a tú con importantes nombres extranjeros.

Que las radios estén más preocupadas de nuestros artistas que la misma TV habla mal de la TV. Eso habla mucho de una crisis que ellos mismos buscaron y de la que todavía no pueden o no quieren salir. En consecuencia, la primavera del pop chileno no será transmitida a todo color ni en alta definición por las cadenas de mi país, quienes incluso denigraron a varios de ellos como Anita Tijoux.

Definitivamente debemos aprender mucho de Brasil, ellos apoyan lo suyo mediáticamente y, como dije en mi discurso sobre Anitta, la Rede Globo los ha impulsado de sobremanera. Y los ha impulsado en serio, disponiendo varios de sus programas para que hablen de sus carreras e incluso para hacer documentales sobre cómo se preparan para sus shows.

En la TV chilena sobra gente sin talento, pero falta inteligencia y cabeza. No está mal pensar bajo la lógica del mercado, pero el problema es que se usa esa lógica pero terriblemente. Tanto que teniendo noticieros de hora y tres cuartos tenemos que leer el New York Times para saber lo que pasa en tu propia patria. ¿No cree que eso es ilógico?