La farándula hizo pasar por suicida a Chriss McMillan y ella respondió

Agosto 25, 2017 |
Responsive image

Primero, lo primero: Creemos que un error garrafal que cometió la ex periodista de “Bienvenidos” fue exponer su vida privada y su drama luego de la cancelación de su boda en un género televisivo tan peligroso y nocivo para el medio y para nuestro país como la farándula, porque todos sabemos que la gente que labura detrás de ella tiene dobles intenciones. Lucran con el dolor ajeno, viven de las miserias que no les pertenecen, y esperan el llanto y la violencia (aunque sea de género, como ya expusimos anteriormente y de forma magistral en este sitio) para generar ganancias que hoy no existen o no juegan a su favor.

Por lo mismo, no nos gustó que ella, como decimos amablemente en este portal, “le haya vendido el alma al diablo”. Le hizo el juego a aquellos que están desesperados por cualquier cosa para subir su audiencia, y a los que son capaces de desnudar hasta a sus propios panelistas para intentar subir su sintonía. La diferencia es que ese género tiene varios portales a su favor, como Limalimon, TeCaché y varios sitios creados con el vuelto del pan y que son capaces hasta de llegar a la posverdad.

Entonces… ¿Vamos a esperar a que alguien muera para empezar a tomar conciencia de lo que más quiere un productor o laburante de farándula es que alguien exponga sus miserias, porque ellos miran tales situaciones con el signo peso en sus ojos?

Esta semana, Chriss McMillan puso unos comentarios que, sencillamente, dieron miedo. Muchos pensaron que iba a atentar contra su vida, pero ¿Qué hizo la típica persona manipulada por la farándula en redes sociales? Se burló de ella, de forma cruel y maquiavélica, tratándola de maniática, de enferma mental, e incluso tratándola de lo peor por ser mujer. Nuevamente invocamos a Mayol para decir que “no entendieron nada”.

Lamentablemente, los sitios anteriormente descritos, incluyendo a nuestra competencia, la hicieron pasar como suicida. Porque siempre pueden ser tan miserables como para lucrar con un eventual atentado contra su vida, para asi saciar el hambre de morbo de un grupo de gente que quiere burlarse de las desgracias ajenas y reirse y pisotear la dignidad de aquellos que han elegido programas como “Primer Plano” para contarlas, quizá sin saber tampoco a lo que se exponen ni las consecuencias que esto trae. Porque son asi, han sido asi cuando el país estaba destapando las desigualdades que ellos mismos se han encargado de preservar estereotipando a la gente.

Y muchos olvidan que detrás de esos comentarios maquiavélicos contra McMillan hay un desprecio, un infeliz desprecio, una violencia psicológica inducida carerrajisticamente por los mismos programas y sitios de farándula, a los que les importa poco la dignidad de miles de mujeres. Y no muchachos, esperar que alguien se suicide para publicarlo y quien sabe de qué forma, también es violencia de género. Incluso es violencia a la inteligencia, pero al farandulito promedio poco y nada le importa.

Nobleza obliga: También criticamos a Chriss McMillan, pero la diferencia con esos comentarios que la galucha twittera dice es que nosotros nos centramos en que ella erró. Y erró, reiteramos, exponiendo su drama amoroso en el programa menos indicado, para asi satisfacer a los cuicos que son los únicos que le dan rentabilidad a ese programa. No digo que no puede hacerlo, pero hay maneras y maneras, y esa no fue la correcta, porque Valencia Carlos tiene dobles intenciones, y eso lo podemos ver incluso a simple vista.

¿Moralejas? Primero, un famoso exponiendose para “Primer Plano” se presta para seguirle el juego a un modelo de televisión que dejó a la industria en crisis. La industria no se sostiene con cahuines, ni miserias, ni con lucrar con las desgracias que no son ni tuyas ni mias. Y segundo, para los manipulados por la farándula, denostar psicológicamente, jugando con las enfermedades mentales de la gente, es algo normal porque lo aprendieron de sus queridos panelistas.

No caigamos en su juego. Por el bien de la industria y de la sociedad, de lo que nos viene quedando de sociedad.

Para que tomemos más conciencia sobre el tema, les dejo una noticia sobre Demi Lovato hablando sobre la salud mental en un documental sobre el tema en el que ella participó, donde además hay una nota sobre como el asedio de la prensa farandulita vaya que afecta en ese tema, para que sepan que es algo muy serio.