El día en que Mega frivolizó la violencia de género y nadie dijo nada

Agosto 16, 2017 |
Responsive image

Dicen que recordar es vivir y que un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla. Por lo mismo, en este ejercicio vamos a recordar lo que es capaz de hacer la farándula para desviar la atención de los problemas reales del país, así como también de frivolizar temas muy sensibles por fuera de la ética, como lo es el caso de la violencia de género.

A mediados del año 2012, el horripilante programa “Secreto a voces” de Mega, era uno de los 6 programas que conformaban la TV chilena monopolizada por la farándula chilena, que años después sería uno de los responsables más importantes de la crisis valórica, monetaria y de contenidos que viviría nuestra televisión.

Mientras miles de estudiantes, profesores y gente común marchaban por una educación de calidad, sin privilegios y sin tener que endeudarse para ser alguien en la vida, al mismo tiempo en que el “gobierno de excelencia” de Sebastian Piñera seguía mandandose cagazo tras cagazo, la televisión chilena ocultaba todos esos problemas y desigualdades de nuestro país tras la alfombra. Una peligrosa alfombra, que tras acumular toda la suciedad ocultada, no se pudo disimular más.

En ese contexto, el programa del canal privado, que en ese entonces era recien comprado por Bethia, decidió invitar a Pablo Schilling, pagándole la módica suma de 8 millones de pesos por contar como le pegaba a su pareja. ¿Es o no es falta a la ética? Entonces, Mega frivolizó el tema de la violencia de género a vista y paciencia de millones de televidentes, pero como en ese entonces el feminismo no ganaba la posición que tenía hoy, nadie dijo nada ni pegó el grito en el cielo… salvo nosotros.

Entonces nos cuestionamos: ¿Cómo es posible que la gente esté validando que un canal de televisión juegue con un tema tan sensible y delicado como lo es la violencia de género? Todos sabemos la motivación que tuvo Mega para ocultar los problemas del país con un “muro farandulito”, pero… ¿Por qué recurrir a una falta a la ética que en ese tiempo nadie advirtió?

Además hubo otro tema como lo es lo que acá llamamos “los sueldos de Madonna” que la TV chilena le pagaba a gente sin talento, ni vocación, ni aptitudes, pero que tuvieron igual factura que cualquier diva pop. Lo peor es que a la semana siguiente, Schilling volvió a “Secreto a voces”, por consiguiente, fueron otros 8 millones de pesos que se le pagaron. ¿Es o no es una falta a la ética? ¿Alguien dijo algo reprochando el actuar de Mega? Por supuesto que no. Era lo que vendía en la época, sin embargo, a partir de ese año comenzaría una baja sistemática en las horas que le destinaríamos a la televisión abierta en Chile. ¿Coincidencia? No lo creo.

No había dinero para pagarle a cotizados artistas del momento para demostrar sus talentos, ni mucho menos para apoyar a los nuestros (al contrario, se los tiraba para abajo tildándolos de “fomes”, “malos” e incluso usando el clasismo para humillarlos, como pasó con Anita Tijoux), pero si para mantener vagabundos y, a cambio de los ya mencionados “sueldos de Madonna”, contar sus penurias, aún teniendo que usar el “todo vale” y faltar a la ética.

Y aquí viene la peor parte: El Consejo Nacional de Televisión, entonces presidido por Hermán Chadwick Piñera (oh, el mismo que hoy maneja Enel) no hizo nada. No formuló cargos, no dio una advertencia al canal ni nada. Nadita de nada. La farándula entonces era promovida por el gobierno de Piñera (es cosa de recordar que los mismos farandulitos fueron rostros de campañas gubernamentales) y ante la menor falta a la ética como esta, el organismo simplemente se lavó las manos. Al menos el CNTV no tuvo compasión con “Bienvenidos” cuando también faltaron a la ética revelando datos íntimos de Nabila Riffo.

Así que esta es la realidad que muchos olvidaron: La farándula aparte de violenta y monopólica, frivolizó un tema muy sensible como la violencia de género. Lo peor es que si vuelve Piñera, todo esto vuelve, y quien sabe si de la peor forma.

  • Y nosotros luchando y luchando para que se acabara y no se diera más, pidiendo TV de calidad, porque TV de calidad es lo que merecemos. Y en ese entonces si pedíamos TV de calidad, nos tildaban de intelectuales, cuáticos, viejos y anticuados. Y la misma derecha promocionaba esos temas.

    • Hernán Patricio Vega Berardi

      Ese es el problema, estimado. Hay gente tan reporfiada que aún no aprende lo cual son ignorantes, cobardes, maleducados, indoportables, poco corazón y sobretodo irresponsables, y yá es el momento de que aprendan de una vez por todas, y así demostrarles que para defender la TV de calidad y correcta no somos nada de intelectuales, cuáticos, viejos y anticuados. Somos personas inteligentes, sabias, valerosas y sobretodo más astutas que esa gente Farandulover ignorante.
      La farándula no vale nada de nada, y algún día se tiene que acabar sí o sí.
      No perdamos las esperanzas, sigamos luchando por una TV mejor. Saludos

  • Rubén Ignacio Araneda Manríque

    La consolidación de la TV Basura.