Gracias a los mismos de siempre, TVN está en su mala hora: Capitalización sería su única salvación

Agosto 11, 2017 |
Responsive image

De solo leer el reportaje que publicó esta mañana la revista Qué Pasa nos dio miedo. Pavor. Y sumado a esto, nos dieron ganas de llorar, porque de TVN dependían los cambios y el futuro de nuestra televisión. Por lo mismo, la crisis del canal público desembocó en una crisis a nivel de industria, donde los 7 canales, incluso el que lidera desde el 2014, ostenta una crisis monetaria.

Ya te explicamos en esta columna la involución del canal público y qué pasó para que esto sucediera y no te lo vamos a volver a explicar. Si te burlas de sus fracasos solo por “amor al arte”… ¿Cómo era la frase de Alberto Mayol? Ah si, “es que no has entendido nada”.

Según el reportaje de la revista, el escenario es devastador sin inyección de capitales. La presidenta Bachelet entregó una carta en la que expresa su apoyo y compromiso con la TV pública (algo que muchos sectores de la prensa de este país no tomaron en cuenta a la hora de ignorar series como “Zamudio” o “Sitiados”, y en su lugar, promocionando novelas turcas y las salchichas de Quena Rencoret, además de los realities con personajes racistas) y ha instruido a sus secretarios de estado que la inyección se apruebe lo más pronto posible. Sería la única salvación del canal en una crisis que todavía no acaba y que los profarándulas se encargaron de que este conflicto monetario y valórico siguiese hasta nuestros días.

Según indica el mismo reportaje, si se cierra TVN costaría los mismos $65 millones de pesos que costaría su capitalización solicitada. Pero… ¿Qué pasaría si el canal de todos los chilenos cierra para siempre, como pasó con la israelita IBA?

Simple: Será un triunfo de la mala televisión, esa que surgió en el 2010 y que consistía en la sobrepoblación de la copucha, del insulto, del agravio y de la ignorancia como un modelo de vida. Un triunfo de los que quieren que nada cambie, que todo siga igual como está, de los que piensan que no hay que gastar en difundir música sino que en pagarle la fortuna a gente sin ningún talento, y que solo sabe mover la pelvis o desnudarse en una discoteca de bajísimo presupuesto.

Será un costo valórico que ninguna de esa gente será capaz de asumir, sino que todo lo contrario: Lo ignorará, porque obedece a órdenes de ciertos poderes elitistas que buscan preservar estereotipos y desigualdades.

Nos llegó a dar miedo. De TVN siempre ha dependido el futuro de la televisión. Nos llegó a dar rabia, porque cuando querían cambiar, no lo valoramos y nunca se tuvo la madurez de aceptar que Chile cambió y que necesitamos una TV pública. Nos llegó a dar pena, porque aún con todo lo que pasa, a TVN lo odian por una injusticia tremenda, como lo es el modelo televisivo que Mega quiere imponernos: El del minimo esfuerzo, el de hacer las cosas “a lo que salga, total, igual la gente lo va a ver”.

Si se burlan de TVN cuando un programa fracasa y no quieren que triunfe, están burlándose de miles de personas, famosas y anónimas, cuya industria es su sostento para mantenerse en un país donde siempre el que triunfa es el acomodado. Están burlándose de profesionales que hoy están cavisbajos dentro de Bellavista 0990, con impotencia, viendo que nada resulta ni funciona, por causa de una prensa que los ninguneó, los bajó como quiso, para preservar un modelo que metió a la industria en un conflicto valórico y de lucas.

Si buscamos una televisión de calidad, necesitamos apoyarla independiente de su rating, promocionarla, recomendarla entre nuestros amigos y familiares. Y quiero que sepan que acá seguiremos apoyando la televisión de calidad, sea en el canal que sea, porque esta guerra entre farandulitos y progresistas tevitos la vamos a ganar cueste lo que cueste. Asi tengamos que ganarnos nuevos enemigos de los que ya tenemos, asi tengamos que echarnos por encima a mucha gente que quiere que nada cambie y que todo siga igual como está.

La televisión de calidad se defiende, y no vamos a dejar que cierren un espacio para preservar un nido de ratas sin talento que invadieron nuestra pequeña pantalla y postergaron a los que si la tienen.

¡Atinen! ¡Maduren! ¡Queremos otra televisión!

  • Le pasaría lo mismo como ocurrió con la cadena griega ERT (en 2013, aunque en 2015 volvió).

  • Es una pena lo que hoy pasa con TVN. Es una pena realmente, que da para pensar como hay que salvarlo. La capitalización es lo único que puede salvarlo. Pero lamentablemente hay manos negras que quieren hundir más y más a TVN. Es de esperar que salven y tengamos canal público por mucho tiempo más, porque si no se aprueba la capitalización del mismo, terminará cerrándose o en manos de privados, y es a la vez, el gran triunfo “del mínimo esfuerzo”.

  • Rubén Ignacio Araneda Manríque

    TVN si sigue por esa vía, morirá.