La editorial de los lunes: ¿Cómo convertirse mediáticamente en un facho pobre?

Julio 17, 2017 |
Responsive image

Da pena Chile. Da pena ver cómo a mucha gente pareciera no importarle los avances sociales ni la gente como uno, con tal del individualismo o del “crecimiento” de nuestro país. ¿Crecimiento? ¿Qué parte de ese crecimiento del que se ufanan los piñeristas recibieron ellos? ¿Creen que los pobres votando por un rico se convertirán en ricos? No es así. Los que de verdad crecían eran las empresas que se coludían, que despedían gente por reducción de personal, que subcontrataban personas en condiciones horripilantes. Esos eran los que crecían, mientras que la “clase media” a la que Chile Vamos apela en años electorales siempre sale perdiendo.

Providencia eligió a Evelyn Matthei como su alcaldesa y hasta ahora no ha sido ningún aporte concreto a la comuna. Al contrario, solamente ha quitado dependencias como el Departamento de Igualdad de Género y canceló actividades como la Feria del Libro Infantil y las fondas del Parque Ines de Suarez. Ilusamente, hay gente que todavía la defiende.

¿Pero por qué tanto facho pobre suelto? ¿Por qué personas, incluyendo de mi círculo más cercano, creen que votando por la derecha pasarán de vivir en La Pintana a vivir en Lo Barnechea, siendo que a la derecha le da terror la gente humilde?

Quizá el alza sostenida de audiencia en Mega sea una de las respuestas. Creanme, hay varios fachos que comentan la teleserie turca de turno, aunque sea la más flop como “Icerde”. El grueso de la audiencia de los últimos realities de encierro del canal de Bethia son gente de derecha, que ve la humillación de las personas por su color de piel como una entretención válida, tal como el cuestionado Rodeo. Gente de mi familia estuvo expuesta por varios minutos a Mega y hoy piensan votar al Güiña, y no se pierden “Tranquilo Papá” aunque su ingreso ético familiar sea menor o aproximado al sueldo mínimo. Vaya inconsistencia.

“Primer Plano” es otro programa favorito de la elite de este país. De hecho, según lo que dijo El Mercurio hace ya varios meses, todavía se sostenía gracias a su audiencia mayoritariamente ABC1. Lo mismo con “Maldita Moda”, un programa siútico que vive siendo la tercera opción, pero que igualmente se sostiene gracias a los cuicos. Y eso que Julio Cesar Rodriguez se identifica con la izquierda… ¿O será de la “Whiskierda”?

En consecuencia, la gente que ve farándula tiene tendencia a despreciar todo lo que huela a avances sociales, solo se fijan en que el país se cae a pedazos y usan el alarmismo para mencionarlo, siendo que las Isapres, las AFPs, las tiendas de retail y los bancos ni siquiera cerraron el año con pérdidas. ¿De qué crisis me hablan? Crisis era la de Argentina en el 2001, y ahora en el gobierno de Macri, donde la gente era la que más perdía, habían muchos pobres y gente sin trabajo. ¿Saldrá el Gato de la Rosada en helicóptero como De La Rúa?

La gente que ve las novelas turcas cree que la delincuencia en el país está descontrolada, aún cuando los índices de victimización han bajado en este gobierno. Claro que lo único que falta son políticas que ayuden a una reinserción eficiente y a una rehabilitación buena.

La gente que ve “Tranquilo Papá” es arribista hasta el hartazgo, los que ven realities discriminan al negro por ser negro, al pobre por ser pobre, se creen supremos dioses de la tierra, son parte de la minoría que se lleva todos los ingresos per cápita del país. Todo parece calzar.

Mucha gente se convirtió en facho pobre, diciendo que Bachelet es “corrupta” siendo que la mayoría de los casos de corrupción están en la UDI y RN, y que los casos que salpicaron a la Nueva Mayoría son pocos, pero igual de graves. Igual, no tanto como entregar boletas truchas, coludirse y hasta redactar leyes a su conveniencia y pautear a los diputados de su sector para sacar idioteces como la Ley de Pesca.

De nosotros depende combatir el Piñerismo mediático, y estaremos acá para enfrentarlo con argumentos. Puesto que ellos no pueden ganar un debate sin tratar a otro de “comunista resentido” o de “envidioso de la fortuna de mis queridos parlamentarios”.

Ahora, otra opción para convertirse en facho pobre es meterse a Derecho, ojalá en una universidad nortina. Pero eso es harina de otro costal.