La involución de TVN: Cuando el remedio resulta ser peor que la enfermedad

Julio 14, 2017 |
Responsive image

Esta semana nuestro canal público ha estado mostrando la hilacha pero feo. Y eso vendría siendo en el ocaso de la gestión de Alicia Hidalgo, que hoy dirige el CDF. Desde la sobreexplotación del esoterismo y temas ligados al canal Infinito de principios de la década pasada, donde se da cuenta de una especie de sensacionalismo; hasta las novelas turcas que en un principio renegaban, pero que de un tiempo a este se sumaron a la moda. Y si bien en un principio les dio éxito moderado, hoy no pasan del tercer lugar, tanto “Elif” como “Gunes”. Para qué decir de la porquería de “Hulya” que es la cuarta opción en el horario prime, lejos de “Perdona Nuestros Pecados” y del prime de CHV y Canal 13.

¿Pero qué pasa que todavía nadie engancha a TVN?

Pensemos en que la decaída del canal estatal se da desde el 2010, cuando estuvieron en la dirección ejecutiva David Belmar Torres y el empresario minero Mauro Valdés Raczynski, mientras que en la programación estuvo el gerente de Unimarc, Marcelo Bravo. ¿No le parece casualidad que el gobierno de Piñera haya puesto a gente ligada a las empresas para dirigir la televisora más importante del país? Como en ese tiempo todavía lo sostenían las novelas de Quena Rencoret, a nadie le importaba.

Luego vino la apertura a la farándula (promocionada y dejada hacer por el “gobierno de excelencia”) con un panel insufrible de Macarena Tondreau en el matinal y en “Fruto Prohibido” donde aparecían farandulitos que poco y nada aportaba, y que tampoco tenían absolutamente nada que hacer en un canal público. ¿Se imagina a la PBS teniendo en su pantalla a Kim Kardashian? Yapo, el TVN de Piñera. Se suprimió la programación infantil, se miró la cultura a huevo (aunque siendo justos y balanceados, eso ocurrió desde Daniel Fernandez, cuando programas como “Hora 25” y “Zona D Realizadores Chilenos” iba en el trasnoche del sábado para que nadie lo viera), se lanzaron programas como “Las Argandoñas” y “Los Mendez”… yo creo que el docurreality sobre la familia de Raquel fue la punta de lanza para la decaída de la televisora.

Para qué decir del matonaje del presidente del directorio de ese entonces Mikel Uriarte (el mismo que después dejó la cagada siendo director del Fonasa) que publicó los sueldos que pedía Rencoret, lo que gatilló su salida de la televisora para irse a Mega a generar su fábrica de salchichas. Y ya conocen el resto de la historia.

Llegó el segundo gobierno de Bachelet y llegaron Ricardo Solari y Carmen Gloria López. Y acá me quiero detener, porque de seguro será un chiste decir que con la otrora periodista de “Contacto” no ocurría lo que hoy acontece, pero resulta que es lo más real del mundo.

Porque “Yoya” jamás apostaría por una turca, ni por contenidos sensacionalistas en el matinal, ni por la crónica roja en los noticieros, ni mucho menos miraría a huevo la programación infantil y cultural. Todo lo contrario, impulsó los buenos contenidos siendo TVN el canal que programaba más cultura que cualquier otro, se hizo “Noticreo” que fue una buenísima idea pero pésimamente ejecutada. Entonces, ¿Por qué falló si lo que trataba de hacer nos gustaba de punta a cabo?

Simple: TVN se arriesgó a apostar por la cultura y los contenidos de nicho en el tiempo en que recien veníamos saliendo de la televisión farandulita, pero a los poderes mediáticos de este país no les gustaba para nada que un canal inculcara valores, hablara de los escándalos de corrupción sin tapujos ni medias tintas, ni mucho menos que le diera lugar a los mismos artistas que ellos se empecinaron en molestar, insultar, difamar e incluso discriminar por su color de piel. ¿Qué hicieron? Vieron que “Las mil y una noches” le ganaba a “Vuelve temprano” y lanzaron titulares en favor de Mega y en contra de TVN, vendiendo al canal como malo por su sintonía y no por su contenido, cuando la verdad es que habían algunos programas muy buenos… pero sin promoción o en horarios que no se comprendían. Una vez más, el poder fáctico se caga en el pueblo, como ha venido siendo desde siempre en este país.

Y muchos criticamos a Carmen Gloria pensando que su salida iba a mejorar la situación en el canal… pero qué ilusos fuimos. Llegó Alicia Hidalgo y todos los avances se fueron para atras, y peor, Jaime de Aguirre siguió la senda de televisión pública sin coherencia que nos hizo recordar una vez más al TVN de Piñera. Todavía seguimos lamentando que “Carrusel” haya quedado sin terminar y nos hayan privado de una excelente y renovada versión del clásico del recientemente fallecido Valentin Pimstein.

Cierto, hacer televisión de calidad, más variada y con contenido, tiene su costo monetario. A TVN se le fue en collera eso, pero el costo valórico de querer impulsar cambios los hacía mantenerse en pie. Pero nada de eso bastó. En la televisión chilena el que triunfa no siempre es el que mejor hace las cosas. Y eso viene desde el 2011 más o menos.

Porque yo prefiero a “Carrusel” que a Hulya, prefiero ver artistas bien destacados nacidos acá que a farandulitos sin inteligencia ni pretensiones serias, prefiero a la maestra Ximena o al que enseñaba la nueva constitución a que los teólogos y la parejita insufrible de Tondreau y Lucho Sandoval, prefiero “Noticreo” a que ver cine un sábado en la mañana, prefiero saber qué está pasando con quienes manejan Chile a que no saberlo. Lamentablemente la gente de este país prefirió ver una turca y un reality a que ver cómo un canal mostraba la verdad o decía a través de una serie que los crímenes por odio y discriminación nunca llegarán a nada. Al final, el piñerismo mediático nuevamente hizo de las suyas, y eso es una derrota cultural.

Hoy Carmen Gloria López está alejada de los medios y lanzó un libro llamado “Fugitiva”, que haré el empeño de comprar mientras las finanzas lo permitan. En una entrevista a Revista Paula dijo lo que yo también pienso: El problema acá es la Ley que data de 1992, que en los tiempos actuales está obsoleta. De otra forma, hoy TVN estaría en la misma situación que estuvo RTVE en los gobiernos del PSOE, cuando era líder en sintonía y el “Telediario” era galardonado por ser el noticiero más objetivo del mundo.

Jaime de Aguirre ha seguido comprando turcas insufribles sin éxito, que tienen igual o peor audiencia que las del 13 (que al menos el canal mixto está haciendo esfuerzos por mitigar su crisis en la tarde, a “Irreversible” se suma “Abrazar la vida” con Pedrito Éngel). Entonces, está dirigiendo el De Aguirre del CHV farandulito y no el de TVN de los 90s. Lo triste es que si llega a ganar el güiña, se viene un nuevo futuro negro para el canal de todos los chilenos.

Y sepan ustedes que acá estaremos para defender siempre la televisión de calidad, sea en el canal que sea. Ustedes saben que mi sueño es ver artistas del momento, no los que me gustan a mi sino los que gustan en la juventud, sin discriminaciones ni estereotipos, y eso lo está cumpliendo Canal 13 pasito a pasito. La idea es que todos los canales, sobre todo el canal público, entiendan que la música es cultura y el pop también es una expresión cultural válida y progresista. De otra forma, seguiremos teniendo fanáticos que defienden a Piñera, al Bus del Odio, a Daniella Chavez, a Luli, al machismo, a la homofobia, a los políticos de Chile Vamos, a la mala televisión y a los que destruyeron este país en pedazos y quieren volver para acabar con lo que no acabaron en la gestión anterior.

Y por cierto, yo lamento más que haya quedado “Carrusel” sin terminar a que haya quedado “ReJappening” sin terminar, puesto que para mi los programas de relleno de humor del pasado pueden ser buenos como en este caso, pero son absolutamente prescindibles. Ojo, esto no es un palo ni mucho menos una indirecta, pero siento yo que programas como “Pa La Risa” son un flaco favor a la TV pública, lo mismo en otros canales. Cuando estamos en crisis, se necesita apelar a la creatividad y no a la reiteración del archivo.

  • Rubén Ignacio Araneda Manríque

    TVN ha cometido un fiasco, sacó su Área Infantil, rellena con turconovelas y se ha reído de su audiencia.

  • Muy de acuerdo con tus palabras. TVN involucionó mucho y demasiado, porque hoy, todo se mira a huevo y la torrada de ejecutivos que estuvieron del 2011 en adelante han sido una manga de INOPERANTES y distantes de saber de TV o algo. Es de esperar que Piñera no salga, porque si va mal en todo, entra en crisis, y se va a la quiebra, el canal caerá a manos de privados, porque pienso que Piñera quiere eso con TVN.