Piñera, el candidato de la farándula

Junio 20, 2017 |
Responsive image

Esta mañana salió a la luz un video en el que Sebastian Piñera hacía un lamentable chiste, que desde luego, no reproduciremos acá porque asumimos que usted lo vio y está tan indignado como nosotros.

Sin embargo, nosotros estamos acá para recordarle a usted, estimado lector, que el hombre de bracitos cortos pero manos largas, con este chiste y otro que dijo cuando ya era presidente en el 2011, es el candidato que representa fielmente los antivalores de la farándula “a la chilena”. Piñera es el candidato de la farándula, o dicho en otro tono: Piñera ES la farándula.

No es casualidad entonces que el mejor momento del género televisivo que, para muchos, es el más democrático, haya agarrado vuelo precisamente en el primer gobierno de derecha desde el retorno a la democracia, con ratings que se iban a las nubes y unos ignorantes sin cultura que recibían tantos millones como Madonna, mientras el pueblo se empobrecía cultural y monetariamente.

No es casualidad que cuando Pablo Schilling fue a “Secreto a Voces” a contar dos veces cómo le pegaba a su mujer, y por 4 millones de pesos que se pagaron ¡DOS VECES!, el CNTV, entonces presidido por Hermán Chadwick Piñera (hoy director de ENEL, ex Chilectra), no dijo ni pio. Ni una luca de multa por tamaña falta a la ética dentro de Megavisión.

No es casualidad que mediáticos y gente ligada al género como el mismo Schilling, Patito Laguna, Nathaly Chilet, Marlén Olivarí, Tanza Varela (la misma que trató de “vagos” a quienes hicieron las tomas durante el Movimiento Estudiantil), Romina Zalazar (la que trató de “saco de h…” a la misma Camila Vallejo a través de Twitter) apoyen a Piñera. Tampoco que Kike Morandé sea parte del Consejo Ciudadano del precandidato de Chile Vamos. Obviamente, la gente que fue parte de esto, y que lo sigue estando en nuestros días, quiere ganar dinero a toda costa, aún hipotecando su dignidad y denigrando a otros.

En el gobierno de Piñera habían 6 y hasta 7 programas de farándula al aire, y en este gobierno de Bachelet hay solamente dos.

Entonces, coherentemente, Piñera legitima la violencia de género no solo políticamente sino que mediáticamente, y es capaz de todo con tal de desviar la atención a un pueblo que busca la igualdad de oportunidades y una sociedad de derechos.

¿Por qué cree que esos “mediáticos psicosociales” aparecieron hasta en TVN, nuestro propio canal público, en programas como “Fruto Prohibido” y “Juga2”?

Por estos motivos, la TV chilena trata de meternos cuco contra el sentido social, diciendonos que si gana Guillier o alguien del Frente Amplio, seremos como Venezuela. Ignorando todo lo que venga de Piñera y blindando a Chile Vamos.

El chiste que contó Piñera en un acto de campaña en Linares (si, la misma comuna que tiene una plaza con el nombre del Dictador) solo certifica que para él, la violación de una mujer es la cosa más normal del mundo y que la mujer solo sirve para ser un objeto sexual o de deseo. Mismo pensamiento de un farandulito promedio, tanto como laburante como de telespectadores del mismo.

Por lo mismo, no deja de ser llamativo que Roberto Mondaca, uno de los directores del área de entretención de Canal 13, haya bajado el perfil del chiste del candidato en un tweet. ¿Ya ve por qué tenemos la TV que tenemos? ¡Porque la hacen puros fachos! ¡Pura gente de derecha sin talento que le da pantalla a gente que tampoco lo tiene! ¡Todo está calzando en su justa medida!

Raya para la suma, Piñera es el candidato de la farándula, y la esperanza en la que depositan los mediáticos de antes y los que miles de productores están empezando a lanzar en caso de su triunfo y regreso a La Moneda. De nosotros depende parar la mano a esta maquinaria pesada, pero derribable.