Querido fan de Oriana Marzoli

Junio 19, 2017 |
Responsive image

Le escribo para hablarle de por qué los realities de Mega me generan anticuerpos, asi como también de por qué no puedo comulgar con ningún chico reality, ni mucho menos me agrada el modelo de encierro tevito que Ignacio Corvalán quiere imponer en nuestra pequeña pantalla.

Y es un asunto muy grave, que lamentablemente ningún político ha tomado en cuenta, como si lo toman cuando un humorista se las emprende contra uno de los suyos (cof, cof, Cecilia Perez se quejó contra Yerko, cof, cof, y algunos del PC se quejaron contra Edo Caroe, cof, cof): El racismo, la homofobia y el clasismo, de las cuales su ídola estuvo haciendo gala impunemente en nuestras pantallas. Como si la gente ya no estuviera cansada de personajes sin estudios, ni talento, ni vocación, a los cuales la TV chilena despilfarró un montón de dinerito para sostener un negocio que hoy es inviable.

Yo a la edad de varios de ustedes era fanático de Marcelo Salas, incluso tenía el álbum fotográfico de sus jugadas por la Roja que vendían en Copec. Y ese ídolo valía la pena. Yo actualmente siento una devoción in extremis por varias cantantes femeninas de pop, y tengo razones para preferir eso. Principalmente porque todas ellas han apoyado los ideales del amor, el respeto y la inclusión entre nosotros mismos.

Ustedes no pueden decir lo mismo.

La señorita Marzoli ha discriminado a una participante de piel morena tildándola de “mono” y de “macaco”, ha sido clasista al andar a cada rato con su “barriobajera”, ha sido homofóbica… Mirá vos, tiene fans gays y es homofóbica. ¡Vaya contradicción! Y todo con la vehemencia de Mega, que no ha hecho casi nada por controlar estos episodios de violencia en realities que ni siquiera en los tiempos de Angélica Sepúlveda sucedían.

Y es que a Mega no le agradaría para nada perder a la mujer que le da rating a sus encierros. Por eso, tanto a Corvalán como a Patricio Hernández, no les importa siquiera tener que pagar la multa del CNTV con tal de seguir liderando la sintonía. Aún cuando comercialmente se les vaya en collera (“Doble Tentación” por ejemplo tiene un solo auspiciador, y es la marca de celulares que se vende como progre) y por primera vez cierren un trimestre con pérdidas.

¿En serio ustedes avalan el racismo de esta persona? ¿En serio ustedes están dispuestos a permitir que a varias personas se les pase a llevar con tal de venderse como “auténtica” o “directa”?

Porque según el dialecto de Mega (y de varias personas con las que me he topado, incluso conservadores radiales online), ofender, insultar, maltratar y hostigar a las personas física y psicológicamente es “ser directa, auténtica y decir las cosas por su nombre”. Se puede ser todo eso sin ser violento, ni mucho menos recurrir a las ofensas por su color de piel, orientación sexual ni sus orígenes sociales.

Oriana Marzoli es la musa de los descerebrados unineuronales que gustan de la telebasura y que piensan que ser directo es insultando a varias personas. Y no digo que en un reality haya gente que solo sea paz y amor. Se puede ser un villano y al mismo tiempo ser agradable, como el caso de Sandra de “MasterChef Chile 3”, que si bien fue finalista, afortunadamente no se salió con la suya. Es un invento prefabricado de productores como Corvalán y los del programa ese de Telecinco que es capaz hasta de ningunear a gente que se gana la plata honradamente, como ocurrió cuando salió del país… y ojo, con alguien que le caía bien.

Ni siquiera para mi esta niñita es agradable a la vista. Tiene buen cuerpo pero no tiene buena mente. Y para mi hay cosas más importantes que una anatomía bien hecha, y es tener ideales bien claros y precisos. Ella no los tiene. Perdonenme pero mis canones de belleza son diferentes y están alejados de lo que nos quieren hacer creer.

Ustedes ven si toman o dejan esto que estoy escribiendo mirando los últimos realities desde muy lejos, analizando la conducta de varios que salen en un encierro y ya se creen celebridades. Hay formas más honestas y menos violentas de conseguir fama y respeto. Y ustedes, al ser fans de una persona sin aptitudes ni mucho menos inteligencia, están faltándose el respeto a ustedes mismos. Y antes de que salgan con su discursito de “intelectual”… Si, lo soy. ¿Y qué? Prefiero ser intelectual a que ser alguien que vive dia y noche pensando en idiotas que lo único que hacen es agredir, agredir y agredir. Y prefiero escuchar divas pop a que ver cómo una persona transgrede la dignidad de otra por su color de piel o sus origenes.

PD: Después de buscar una imagen de Oriana en Google Images tuve que echarme cloro en los ojos para desinfectarme. ¿No ven que ni siquiera es agradable a la vista esta mina?