Ley de Medios, fortalecer TVN y TV municipal: Las propuestas de Guillier en materia de comunicaciones

Junio 13, 2017 |
Responsive image

Hoy se dio a conocer el programa con las ideas que el precandidato presidencial Alejandro Guillier plantea a la ciudadanía. En LTSC, como nos interesan de sobremanera los medios de comunicación, y porque queremos que usted vote informado y a conciencia, les daremos los aspectos más importantes de estas propuestas del periodista, actualmente senador por la Región de Antofagasta.

El apartado en cuestión habla de “La democracia de las comunicaciones” y plantea en su introducción lo siguiente:

La información y la comunicación social son un derecho inalienable de la ciudadanía. Sin acceso a información y opinión oportuna, veraz y diversa, ni posibilidad de difundirla por cualquier medio de expresión, la democracia se ve mermada. A nuestro juicio es vital centrar el objetivo político en la modificación del peso de los actores de la industria y no apuntar a la regulación de contenidos.

Estoy de acuerdo en el sentido de modificar a los actores en una industria cada vez más desigual. En radio tenemos, por ejemplo, la posición preponderante de Iberoamericana Radio Chile, Mosciatti que se ha visto envuelto en varios casos de colusión para adquirir frecuencias, Armonía comprando cuanta emisora se halla en venta y, en consecuencia, dejando sin radios informativas ni juveniles a varias ciudades, como por ejemplo Talca, que no tiene Los 40 cuya frecuencia fue adquirida por esa radio homofóbica y esparcidora de odio “en el nombre de Dios”.

¿Y en TV? Obviamente vemos a Mega con una opción de quedarse con todo, actores, contenidos, rostros y cuanto haya. Cosa que actualmente con las pérdidas se le está comenzando a ir en collera.

Lo que no estoy de acuerdo es que no se apunte a la regulación de contenidos. Hay que pensar que la sobreexposición de la farándula, el sensacionalismo y la truculencia en los noticieros, los realities donde hay participantes racistas y homofóbicas, y contenidos vacíos y sin propósito alguno (cosa que algunos llaman “entretención con orgullo y sin culpa”), han provocado que la gente en este país simplemente se aleje de la TV abierta. Misma situación ocurre en México donde el temor a reinventarse ha hecho que Televisa pierda su nivel de monstruo todopoderoso en la TV latinoamericana. Hay mucho contenido para “la dueña de casa” (y sus estereotipos), pero pocos para niños, niñas y adolescentes. Asi que en ese sentido, creo que no centrarse en los contenidos de cada canal es muy peligroso.

Habrá ley de medios en una posible administración Guillier en La Moneda, el cual contemplará tres sectores: Público, privado y comunitario sin fines de lucro. Acá estamos de acuerdo en una ley que le diga a las emisoras privadas que no se mandan solas, y que además fije horarios y cuotas específicas, como en el caso de los noticieros, que hoy tienen una duración excesiva y hacen cualquier cosa, menos informar. Asi como también una cuota de espacios infantiles, pero que no se conciba como meros espacios educativos sino que también de entretenimiento para los más pequeños de la casa.

También habrá una profundización de la Ley Larga de Televisión Nacional de Chile. Como lo planteó su ex directora ejecutiva Carmen Gloria López en la Revista Paula, la ley está obsoleta y ante esto poco y nada se puede hacer para subirle el pelo, algo que la periodista intentó pero lamentablemente la industria, asi como también la prensa, se le fue en collera. Se buscan aprobar elementos que modifiquen su directorio binominal… y a mi me gustaría algo como sucede en la TV Pública Argentina, donde no hay cargos políticos sino que de personeros afines a los medios audiovisuales. Eso al menos el Gato Macri aún no lo ha tocado para su conveniencia, y eso se agradece.

Dentro de esta Ley Larga se buscará modificar el modelo de financiamiento del canal, porque claramente la autonomía le ha jugado tanto para bien como para mal. En consencuencia tenemos una emisora pública que difunde contenidos que le hacen contrasentido, y no lo digo solo por las babosadas turcas sin rating que ponen, sino que a veces se ponen a farandulear de lo lindo en el matinal… Vieran ustedes que me dio vergüenza ajena pasar por el “Muy Buenos Días” y ver a Pablo Schilling poco menos que santificado. Hay que fortalecer el caracter público del canal con los tres pilares de la información, la cultura y el entretenimiento, para que asi sea un canal respetado y no reciba el injusto bullying mediático del que es objeto hasta nuestros días (un cariñoso saludo a Maipú… y no lo digo por la alcaldesa).

El prometido Canal Cultural de esta administración ha entrado en vaivenes. Guillier propone delimitar en la ley su misión, bajo un diseño con predominio de producción propia y coherente con los objetivos de largo plazo en materia educacional. Ojalá no se conciba a la cultura como algo elitista, sino que como una necesidad de un pueblo que busca respuestas a las preguntas que se viene haciendo desde el 2011.

Además se propone la TV municipal. ¿Qué quiere decir esto? Que busca permitir que municipios de todo el país puedan contar con su canal de TV digital. A mi gusto, esto puede ser bueno como es el caso de “Ojos de Rapa Nui” en la Isla de Pascua, pero también puede ser malo, ya que puede ser ocupado por alcaldes corruptos para publicitarse, venderse como mesías y despotricar contra la oposición. ¿Alguien dijo Telemadrid con Esperanza Aguirre?

También busca el regreso de la TV universitaria. Los mejores tiempos de la TV de este país fueron con la TV universitaria. Al menos con UCV, Canal 13 en los 80s y 90s y un canal 11 adiestrado por “los Tucanes” (cúpula derechista de la Universidad de Chile) que la hicieron que no diera todo su potencial. Potenciar la televisión hecha por las casas de estudios sin duda aportaría al pensamiento crítico y a la creatividad de dichas emisoras, como es el caso de la exitosa “Comunidad del contenido” de TVU. Por cierto, el próximo año la Universidad de Chile vuelve a tomar el control de las concesiones que tiene a su nombre, por lo que Chilevisión tendria que postular a la licitación si quiere mantenerse como emisora nacional.

Se aumentarán los fondos regionales poniendo énfasis en aquellos medios sociales y sin fines de lucro. Además de una regulación legal que permita la distribución equitativa del avisaje estatal, con criterios de descentralización y pluralidad. La mayoría de los avisos del gobierno son campañas de concientización y bien público (SENDA, Conaset) y otras de nuevos beneficios y avances estatales, por lo que cuentan con todo mi apoyo… siempre y cuando esos avisos no sean en un 3D torreja (#EsaManchaNoSeBorra).

Se creará un “defensor de las audiencias” que permita evaluar el funcionamiento de los medios. Esta es otra medida que cuenta con todo mi apoyo porque acá se piensa que un televidente o consumidor de medios de comunicacion debe tragar sin degustar… o al menos nos quieren creer eso. Pero cuando las lucas se anteponen por sobre un bien social, pueden pasar cosas como las que ocurren en Mega, o en la gestión anterior de TVN, y sin olvidar el papelón de Bienvenidos con Nabila Riffo.

Y ya que mencionamos el tema… Buscarán que el CNTV tenga una nueva composición, dejando de lado el sistema binominal. Además, a este “nuevo consejo” se le asignará la función de entregar concesiones de televisión y de radio, este último el cual está a cargo de la Subtel, que a veces no tiene el tino que se necesita para otorgar frecuencias. Y vuelvo a citar la preponderancia de IARC y Radio Armonía. Dato al margen: En México está terminantemente prohibido que credos religiosos tengan emisoras de radio y televisión abierta.

Esto es al menos lo más importante que plantea el programa de Alejandro Guillier en materia de medios de comunicación. Lo invitamos a leer el programa completo en este link. Ojalá que, con estas propuestas, los medios y sobre todo la TV vuelvan a tener la grandeza que tuvieron.