Domingao do Caamanhao: Todos los canales finalizaron el trimestre con pérdidas

Junio 4, 2017 |
Responsive image

La realidad es dura y es esa que muchos no quieren ver, quizá por testarudez o porque están acostumbrados a tapar el sol con un dedo. Todos los canales, incluso Mega, acabaron el primer trimestre con pérdidas. Los 7, inclusive los más pequeños que invierten poco y sobreviven con envasados y programas de bajo presupuesto y baja calidad como “Hola Chile”, “Milf” e “Intrusos”.

A muchos nos tomó por sorpresa que el canal líder de la TV chilena haya acumulado pérdidas por primera vez desde el 2014 cuando escalaron hasta el primer lugar. Que “MCC Sábado” esté perdiendo por sobre “Lugares que Hablan” y que ningún esfuerzo del Kike haya sido suficiente para derrotar al invicto de Pancho Saavedra, habla de un desgaste en el esquema (cof, cof, el Che Copete hace los mismos sketches todos los años) y que, contrario a lo que muchos nos quieren hacer creer, la cultura si vende y si marca. Por mucho que algunos quieran vender lo contrario como una realidad. ¿Cómo me explican entonces que marcas como Watt’s y Peugeot estén avisando en el programa del curicano? Y ojo, no son cualquier marca.

Por otro lado… ¿Cuánto recibirán los vagos del reality, esparcidores de odio por montones, por su permanencia en el reality show que está a poco de terminar? Hemos dicho en enemil idiomas que “lo barato sale caro”, pero acá muchos no quieren entenderlo. Y no solo es un problema de Mega, Canal 13 tiene el mismo con “Los Perlas”, TVN con las turcas que compraron (increíble que la TNU del Frente Amplio uruguayo haya hecho mejor las cosas que nuestro canal público) y Chilevisión con un “Primer plano” que sigue siendo rentable gracias a los cuicos que se entretienen viendo como se insultan los unos a los otros. Citando a Apu, “yo no lo entiendos”.

Pero la gran fortaleza del 13 es que, contrario a las turcas, sus producciones nacionales si le dan identidad. “MasterChef”, “Vértigo”, “Bienvenidos” y la misma cultura son una prueba fehaciente de ello. Eso si, tienen que operarse de Cristian Bofill cuanto antes, ya que sus reiterativas notas acerca de Venezuela llegan a ser tan cansinas como los chistes de Yerko sobre Luli, que hasta un antifarándula se aburre.

En Argentina se instauraron los “fondos buitre”, y estos fondos también hacen que nuestra televisión pierda su grandeza. La inversión desmedida en subcelebridades sin talento, ni propósitos, ni aptitudes, y con ideales tan rancios como el gobierno en el que fueron populares (o sea, el de Piñera), han provocado la peor crisis de la historia. En todos los frentes. Económico, programático, pero por sobre todo, valórico.

Solo la buena música y las personas con valores positivos, talento genuino e ideales bien definidos, podrán sacar a nuestra pequeña pantalla adelante.