Carrusel “made in Brazil”: la teleserie que nos farreamos como país

Abril 20, 2017 |
Responsive image

El 19 de abril fue el día del Censo Nacional de Población y Vivienda 2017. Más allá de toda apreciación estadística y de gestión sobre el evento, algo que escapa completamente a los objetivos de este espacio, debo dar cuenta de la reacción de los niños frente a la encuesta. Muchos de ellos esperaban a los censistas, avisaban a sus papás de la llegada, participaban activamente al momento de ser encuestados e incluso querían saber algo más del Censo. Es el acercamiento de una generación nacida en la tecnología, pero que también tiene tiempo para jugar “a la antigua” con una actividad que nos permite conocer como es nuestro país.

Este preámbulo sirve para introducir la visión de infancia que se aprecia en la versión brasileña de “Carrusel”, realizada por el Sistema Brasileño de Televisión (SBT) en 2012 -el mismo año del fenómeno mundial llamado “Avenida Brasil”- en alianza con Televisa. La teleserie se emitió en nuestro país por Televisión Nacional desde octubre de 2015, en medio de su histórica crisis de sintonía, pero desapareció repentinamente de pantalla en febrero de 2016, coincidiendo con la efervescencia del Festival de Viña del Mar. Una teleserie que, aplicada al contexto actual de nuestro país, nos farreamos olímpicamente.

Una trama a prueba del paso del tiempo

No hay necesidad de explicación acerca de la trama, creo la gran mayoría sabe que se trata de una profesora recién llegada a la Escuela Mundial a hacerse cargo de un curso muy variopinto en realidades y personalidades. Todos recuerdan la versión mexicana de 1989, producida por el porteño Valentín Pimstein y protagonizada por Gabriela Rivero y Ludwika Paleta; y que en Chile emitieron Canal 13 y Mega. La “maestra Ximena” se llamó “profesora Helena” y fue interpretada por Rossane Mulholland, una de las actrices más promisorias en Brasil.

El asunto es que la televisora de “O Patrao” Silvio Santos, supo actualizar la historia al siglo XXI, junto con poner ese toque tan típico de una teleserie brasileña, el famoso “estilo Globo”. Los libretos estuvieron a cargo del equipo liderado por Iris Abravanel, esposa de Silvio Santos, y la dirección fue de Reynaldo Boury, uno de los directores de teleseries más laureados de Brasil. Como para que se hagan una idea, durante su época en la Globo, dirigió Tieta (que fuera programada por última vez en Chile por CHV), dos versiones de Los Hermanos Coraje y varias novelas que fueron adaptadas por Canal 13 (Semidiós, Bravo, Fácil de amar).

Volviendo a la trama “2.0”, no sólo se aprecia en el hecho de que los niños estuviesen más compenetrados con la tecnología, sino también en algunas actitudes de los personajes. Por ejemplo, Alicia Guzmán: en esta versión el personaje -interpretado por Fernanda Concon– era todo lo contrario al rótulo de “niñita”, puesto que le gustaba andar en skate, jugar fútbol, no usaba ropas catalogadas como “femeninas” y no temía a los desafíos que se le proponían.

Alicia tomando “la bebida del valor” para que sus amigas entren en la “Patrulla Salvadora”

Sin embargo, el núcleo clásico de la historia permaneció inalterado: María Joaquina y Cirilo. Ella –Larissa Manoela-, déspota, creída y miradora en menos; él –Jean Paulo Campos– inocente, buena persona y eternamente enamorado. La participación de ambos mini actores les granjeó fama en Brasil: Larissa fue la protagonista de la versión SBT de “Cómplices al Rescate” (al menos aquí no hicieron lo de México, primero Belinda y después, misteriosamente, Daniela “Luz Clarita” Luján) y Jean Paulo está en el elenco de la versión SBT de “Carita de Ángel”, actualmente al aire, que cuenta con la participación de Lucero.

Los actores que participaron en “Carrusel”, adquirieron fama y la explotaron en redes sociales; en algunos casos la aumentaron, como el de Maísa Silva, la “niña símbolo” de SBT y que aquí interpretó a Valeria. La teleserie fue un fenómeno, con 2 películas, una serie de dibujos animados y un musical; además de todo el merchandising involucrado. Televisa se encargó de la venta internacional y más de 20 países la vieron. Pero en Chile no funcionó, a pesar de un buen comienzo en su primer capítulo, aumentando el rating de TVN en comparación con “Somos Familia” y la buena acogida en redes sociales.

¿Qué razones hubo para el bajo rating?

La pantalla fría de la televisora estatal jugó en contra, quizás si hubiese estado en Mega “Carrusel” arrasaría, pero no era turca (?). Aún así, creo que TVN debió jugársela por esta producción, puesto que los valores que transmitía se condecían con la misión que por ley tiene el canal de todos los chilenos. Además, nos permitía acercar a una generación que puede estar hiperconectada, pero que en el fondo mantendrá la inocencia de la niñez.

Después de su salida del aire, nos perdimos toda la continuación de la serie, la aparición de los nuevos personajes e incluso la participación especial de Neymar, cuando jugaba en el Santos. Si tiene algún tiempo -y de paso quiere aprender portugués- puede ver la teleserie completa en Youtube. Al final, es un oasis de calidad audiovisual en medio del desierto de los patrones repetidos y carentes de sentido que imperan en Chile; y una muestra de que los niños, pase lo que pase, siempre serán niños.