Cayó uno más: Javier Urrutia deja La Red tras 7 años

Abril 11, 2017 |
Responsive image

En 2010 había llegado para levantar una televisora criticada por su sobredosis de telenovelas mexicanas, colombianas, y además por no tener casi nada de producción local, precedido por José Manuel Larraín Melo (hoy en Telecanal). Es así como en 2011, Javier Urrutia impone su marca con el eslogan “Na’ que ver”, borrado de un plumazo en 2016 (porque ya saben, ahora es un canal como todos, pero sin prensa).

Recupera el departamento de prensa con la innovadora propuesta de “Hora 20”, crea “Mentiras verdaderas” que se ganó su público con tres animadores distintos, aunque igual tenía sus yayitas: Como por ejemplo, darle cuerda a los vagonetas de “Intrusos” y crear pánico con las predicciones de Salfate y de Aroldo Maciel, para asi mantener atontonada a la población.

En plena víspera del día del trabajador (pero qué contradicción), La Red cierra “Hora 20” y también el espacio de opinión de Nicolás Copano “Vigilantes”, lo que es considerado como un balazo en los pies para la televisora de Quilín, que todavía no estrena su señal HD en la TDT santiaguina (de hecho solo emite para tres o cuatro cableoperadoras y ni siquiera está en VTR) y que sigue dándole maní a los “Intrusos”. Quizá Urrutia y el resto de sus ejecutivos no saben que la farándula en Chile está muriendo, pero insisten e insisten tanto… que asi les va.

Hoy La Red volvió a ser el mismo canal de poronga que era desde antes del 2011, la televisión alternativa se fue al hipercarajo y no tiene ningún elemento que la diferencie del resto. Qué triste. Y eso que cuando el resto de los canales seguía con su maratón de telenovelas, ellos estaban pasando programas de concursos como “Avanti”. Y pensar que a fines del 2014 habían alcanzado el 85% de producción propia, para volver a ser mediocres como toda televisora en Chile.

Ayer se supo que Javier Urrutia, uno de los responsables de la crisis de la TV chilena, renunció después de 7 años al timón de La Red, con una audiencia más que paupérrima, llegando solamente a 1 punto mensual (cuando con prensa tenían excelentes 3 unidades) y sin ningún fuerte como antes.

Ojalá que el que llegue se de cuenta de los nuevos tiempos, reviva prensa (pero en serio, no con esa vendida de ilusiones que fue “Punto Noticias”) y que borre de un plumazo con el “tumor intruso” que todavía sobrevive en la cadena multicolor.