La editorial de los lunes: El tuerto y los ciegos

Marzo 27, 2017 |
Responsive image

Buenas noches Santiago
la prensa del mundo está preocupada
de esta larga y angosta faja
(Los Jaivas, 1972)

Me preocupa mi país y cada vez que veo a gente dispuesta a votar por Piñera, me da entre rabia y ganas de llorar. Rabia porque si vuelve a salir presidente, es dejar impune todos los escándalos de corrupción que salpicaron a Chile Vamos, porque de seguro con él todos los delitos que implicaron a Longueira, Novoa, Orpis y otros, van a quedar prescritos y saldrán libres de polvo y paja.

Es tirar por la borda todos los avances en justicia social de nuestro país, como la gratuidad, que en pocos años más sería universal de no ser porque el mismo candidato delincuente la va a eliminar y restituirá el sistema de copago y las becas, que solo benefician a los más ricos. Porque en el Chile de Piñera, siempre triunfa el más pudiente, el que tiene la plata, el que solo por el hecho de tener más dinero que el resto se siente con el derecho de pisotear al resto, asi ha sido desde la dictadura y con aquellos gobiernos concertacionistas que hicieron suyas las políticas de la derecha más cuma e indecente, me atrevería a decir, del mundo.

Pero pienso que esa gente que votará por Piñera aún con todo lo corrupto que fue durante su primer mandato, es sin duda una consecuencia de un país sin cultura, adiestrado por la farándula, la prensa basura, aquella que hace y maquilla encuestas para favorecer a un candidato corrupto, que permitió un homenaje al dictador y otro a un torturador. Acuérdense del Hospital de Puente Alto que nunca se construyó y cuya priñera piedra solo se puso para la tele con un espectáculo rimbombante, como le gusta a ellos; acuérdense también del Censo que fue declarado ilegal porque se omitieron datos; acuérdense de la fallida licitación del Litio que favoreció a un familiar suyo.

Que haya gente que aún con todo lo que hemos sabido de él, que aún con toda la plata que ha defraudado al estado, que aún con la calidad de imputado en la que cuenta, esté dispuesta a votar por Piñera, es señal de un país falto de cultura, que cree que votando por la derecha y sintiéndose parte de un mundo que no les pertenece, les va a tocar un prometido “crecimiento”… que desde luego no les llegará, porque siempre favorecerá a los mismos.

Porque el crecimiento del que tanto se vanaglorian terminó favoreciendo a los de las colusiones, a las empresas que pautearon a senadores como Van Rysselberghe, a los que redactaron la ley de pesca, a los mismos de siempre, que se van a aprovechar de los que no fueron a votar y permitieron que Providencia retrocediera en cuanto a avances, regresando la delincuencia que se creía que estaba zanjada y permitiendo que el Parque Bustamante todavía esté sin luz.

Me da tanta rabia mi país, un país donde los que tienen oportunidades para crecer siempre son los mismos, donde hay trabajo solo para Santiago y no para regiones, sobre todo el sur. Me da miedo el mundo que gira a una derecha nacionalista y neofascista que solo llevará a guerras y a políticas horribles de inmigración o de economía, que por cierto, repercutirán en nuestro país.

¿Quieren que volvamos atrás? ¿Quieren que miles de jóvenes pierdan su derecho legítimo de obtener una carrera sin tener que pagar un peso? ¿Quieren que sigan las colusiones y la impunidad para los políticos corruptos, de esos que precisamente no hablan en Corrupción Chile?

Que Dios tenga misericordia de esta nación.