#GaviotazoLTSC Dia 4: Inyección de calidad y clase televisiva (y también de “Humor Checho Hirane”)

Febrero 24, 2017 |
Responsive image

La esperadisima noche anglo se vivió como muchos esperabamos: El talento y la calidad artística hablaron por si solos, y cada uno a su manera. Por otro lado, el humor desactualizado y ultrafacho fue la tónica de una jornada llena de matices.

Olivia Newton-John

Era la más esperada de la noche. No solamente por su sola presencia sino que más bien por ese coro tan picarón de una de las canciones de Grease Brillantina. Algunos aseguran que escucharon con respeto, otros dicen que en la galucha igual lo cantaron, los más conspiranoicos dicen que CHV le bajó el volumen al sonido ambiente (cosa que no nos consta porque en la transmisión radial tampoco se escuchaba, además, como si eso fuese tan fácil como lo hacen los europeos cuando hay pifias en el Eurovisión).

Pero picaronismos aparte, Olivia cumplió, hizo su negocio, no se las pegó de diva en ningún minuto del show y nos entregó un ramillete de éxitos. Para el recuerdo el tongua del coro dándoselas de John Travolta y el jueguito de la guerra de los sexos.

Jaja Calderón

Rutina limpia, humor clásico, el típico cuenta chistes pero hubo un solo problema: El humor político se trata de pegar a ambos bandos. O le pegas a la Nueva Mayoría y a Chile (Ro)Vamos por igual, o no le pegas a ninguno y terminas contando chistes con el patrón de Alvarito Salas. Acá vi chistes a Bachelet, a Davalos, el tipico humor machista con Camila Vallejo, y las pifias de la galucha cuando hablaban de esos nombres. No es por ser de izquierda (mentiria si les dijera que no lo soy, aunque más que izquierdista soy inteligente y muy bien informada) pero no entiendo tanto odio a Vallejo solo porque se metió a diputada para ejercer los cambios desde adentro. Además, ¿Gracias a quienes miles de chilenos tendrán acceso a educación gratis para todos? Y eso que no es santa de mi devoción como si lo son Giorgio Jackson, Gabriel Boric y Karol Cariola. Mencionó a Bachelet pero no a Piñera cuando le tocó hacer el chiste del Censo.

Cuento de chistes fachos aparte, buen punto cuando habló de Curicó, su ciudad natal y todo lo que eso conlleva.

Peter Cetera

El Bill Clinton de la balada rock-pop (?). El caso de Chicago es muy extraño porque empezaron haciendo rock (incluso tienen una canción que se la dedicaron a Richard Nixon) y luego incursionaron con más éxito en la balada. Luego Cetera hizo la canción de la peor Karate Kid de la historia y ya sabemos lo que vino después. Pero eso no le quita la condición de monstruo de la música, como pocos que lo hay. Está claro que a él y a la australiana no los veremos dos veces, pero la idea es que se haga costumbre en nuestra pequeña pantalla. Y ahora que la farándula está felizmente fuera de circulación, que los 34 puntos de peak de Olivia sirvan como una lección y como una señal. Una clara señal de futuro, como decía Canal 13 en 1999.