#GaviotazoLTSC Dia 2: Romanticismo picante

Febrero 23, 2017 |
Responsive image

Se las debía: La noche de la polémica sin duda. El romanticismo de Sin Bandera sumado al momento de “puritanismo twittero” de Chiqui Aguayo fueron la tónica de una jornada… digamos… floja.

Sin Bandera

De lo poco que podemos destacar de este grupo es que hicieron su negocio. Noel Schajris y León Polar se juntaron por “una última vez” y fue más que suficiente para que el amor floreciera en esta jornada llena de romanticismo. Porque digamos-ló, el amor es más que importante en estos días, sobre todo cuando algunos pretenden gobernar con odio. Aunque en la práctica, el dúo mexico-argentino tenga la fotocopiadora XEROX para hacer sus canciones (?).

Daniela “Chiqui” Aguayo

Aquí me voy a detener porque muchos sacaron su puritanismo para decir que la mina era ordinaria y que decía muchos garabatos. No me van a negar que ustedes también dicen cosas peores cuando se juntan con amigos o compañeros de trabajo, sin embargo, el punto no es el garabato en si, sino que hay que tener gracia para decirlas. La ex integrante de “Minas al Poder” no tenía aquello.

Además, el chiste de la mujer violada me generó repulsión, como todo Twitter. Y a los que llaman “feminazi”, creo que ustedes, más que a la propia Aguayo, les hace falta una buena clase de historia de todo lo que ha logrado el feminismo.

Competencias

Cuando vi a 4 Harmony de Haití empezó el trolleo de las Harmonizers con el nombre de la canción, incluso haciendo mención a la salida de Camila Cabello. Es mi favorita en la folclórica.

Y en lo que respecta a la internacional, Irene Fornacciari tiene tantas posibilidades de ganar como México y Cuba (que ya se prueba la corona). Lo que hay que destacar es que en Italia nadie la ningunea por ser familiar de Zucchero, como sucede acá en Chile injustamente con los artistas que son “la familia de…” como por ejemplo Consuelo Schuster, que recibe odio solo porque su hermano sale en la teleserie insoportable de Mega y no por su calidad como artista, que tiene.

Camila

Voy a ser sincero: No lo vi. Y no porque no quisiera sino porque cuando se iban a presentar se cortó la luz en Boca Sur por un poste caido luego de una huida de un delincuente después de un alunizaje en el Unimarc de Lomas Coloradas.

  • Rodrigo Alonso Vergara Rojas

    El problema de Chiqui Aguayo no fue su ordinariez sino que su falta de discurso. El año pasado, Edo Caroe y Natalia Valdebenito anduvieron por ahí con ella en cuanto a uso de doble sentido, pero ambos enmarcaron su rutina dentro de un discurso articulado y con respetable nivel de profundidad. Caroe y la Nata eran como como pebre: tenían integredientes picantes, pero bien sazonados y mezclados con otros ingredientes que lo hacían sabroso y hasta nutritivo. La Chiqui, por el contrario, era como comer ají crudo: puro picante y nada más.