¿La Red volverá a ser La Red?

Enero 24, 2017 |
Responsive image

Con esa pregunta quiero empezar en esta ocasión, pues cuando Javier Urrutia llegó a la dirección ejecutiva del “canal 4” inmediatamente se empezaron a manifestar en pantalla los rasgos de lo que hasta hace un tiempo sería su gestión; programas temáticos, contraprogramación y nuevas franjas horarias. Así aparecieron espacios como Hora 20 (y el “descubrimiento televisivo” de Beatriz Sánchez, en ese momento voz de “Mediodía en ADN”) y el hasta hace unos años mítico “Mentiras Verdaderas” que tuvo ciclos exitosos con @fuentesilva y JP Cretton.

De este modo la estación privada alcanzó notoriedad en las redes sociales y abrió la discusión sobre nuevos métodos de medición de audiencias. El tema de los programas que según IBOPE marcaban 2 pts pero que en Twitter eran un éxito empezó con La Red…esa fue una de las tantas discusiones “nuevas” que empezaron en Manquehue Sur 1201. Urrutia lo estaba convirtiendo en un canal que proponía, pese a baches como la cancelación de “Pollo en Conserva” o la permanencia casi vitalicia de Intruch…cof cof Intrusos. El modelo sustentable de programación se promocionaba en reportajes y notas en portales de noticias y periódicos mientras alcanzaba su mejor época con el debut de #Vigilantes, Avanti y…bueno esos no más (xD), sin embargo quizás las mismas ganas de cambiar le pasaron la cuenta al canal de Albavisión; en 2014 se inauguraba el edificio nuevo de Avda. Quilín al mismo tiempo que la “parrilla flexible 2.0” de Mega empezaba a hacer de las suyas. Comenzaba a hablarse de crisis en la TV y, pues, era algo que en La Red no tenían proyectado (como en ningún canal ni medio) y algo a lo que no supieron reaccionar a tiempo.

Debutaban y debutaban programas como “De caso en caso” (derivado amargamente en “La Tarde de Todos”) y la serie “Fabulosas Flores” mientras la situación económica se hacía insostenible. Arbitrariamente desaparecieron espacios como -el cada vez más comentado- Vigilantes y TODO el departamento de prensa, cuyos auspiciadores y sintonía solían superar a Mañaneros e Intrusos (el primero estuvo muy cerca de ser cancelado en lugar del “show de noticias” de Nicolás Copano). El canal “na que ver” y rupturista parecía comenzar a derrumbarse en los pilares ancla de su identidad y hasta el día de hoy parecen no estar motivados a hacer nada para seguir siendo lo que habían sido desde 2011 y no ese canal de enlatados llamado “RED Televisión”. De que están conscientes lo están pero parece no importarles; con bombos y platillos se anunció durante 2016 el estreno de un nuevo proyecto llamado “Punto Noticias”, pero la desmotivación es evidente cuando ves que hasta ahora el único contenido informativo que tenemos en la parrilla de la señal es “Entrevista Verdadera” (30 minutos) y “Destapando la Olla” (sección que se hizo unas 3 veces en Mentiras Verdaderas durante el año), sin mencionar “Hora de Elecciones”, cobertura de prensa (!) bastante improvisada que se hizo desde el estudio que también usaría “ADN TV”, proyecto -también- abandonado de noticias que se realizaría en conjunto con la emisora noticiosa de IARC.

Invierten en nuevas gráficas (con un logo on-air bastante horrible por lo demás que cambiaron hace unos días) pero no se preocupan de todo lo que los hizo reconocidos nuevamente tras casi 10 años de ser un canal de latas…ah, olvidaba las pitanzas a Felipe Vidal en Telediario y Caso Cerrado.