Declaración de principios de Grupo Globo, traducida, condensada y comentada

Diciembre 12, 2016 |
Responsive image

Quizá la gigante Globo perfeccionó su declaración de principios después de recibir feroces críticas luego de la edición del Debate Collor x Lula en 1989 que la propia emisora reconoce que erró, pero siempre hay una oportunidad de lujo para aprender de dichos errores.

La empresa de Rio de Janeiro tiene desde hace ya varios años, una Línea Editorial abierta y que tú y yo podemos leer si es que entendemos bien el portugués, que rige no solo al canal de TV sino que GloboNews (su señal de noticias que este 2016 cumplió sus 20 años de vida), Radio Globo y el Diario O’Globo.

A continuación, veamos qué es lo que dice esta Declaración:

¿Qué es periodismo?

Periodismo es el conjunto de actividades que, siguiendo ciertas reglas y principios, produce un primer conocimiento sobre hechos y personas. Cualquier hecho o persona: Político, bélico, científico, ambiental, policial, ciudadano, internacional económico o social. Es, en breve, una forma de aprehensión de la realidad.

Se usaba calificar al periodismo como “búsqueda de la verdad”, lo que llevaba al complejo debate filosófico sobre la misma. Por eso se prefiere calificarlo como una búsqueda de conocimiento, que es profundizado primero por los propios periodistas que realizan análisis de largo aliento, y luego por las Ciencias Sociales, en especial la Historia.
La práctica de periodismo consiste en informar, producir conocimiento. Eso lo distingue de la propaganda, cuyo fin es convencer a las personas para que asuman un punto de vista. Se asume que cada periodista y opinante tiene su propia visión, y hará su trabajo en base a eso. Sin olvidar esto, se exige a todos los periodistas buscar trabajar con una intención auténticamente informativa más que propagandística. Así mismo, al minuto de exhibir opiniones, se buscará exhibir opiniones con personas de distintas visiones.

Atributos de la información de Calidad.

1. Imparcialidad
Vale lo mismo dicho para el valor de “verdad”. Se asume que no es posible una información 100% imparcial. Aún así, se espera una búsqueda de ella.
Los medios periodísticos deben tener la imparcialidad como un objetivo conciente y formalmente declarado. En la realización, edición y publicación de un reportaje deben mostrarse todos los ángulos posibles de la situación, por contradictorios que sean. El periodista debe asegurarse de tener una idea clara de lo que ocurrió. Evitar el uso del tiempo condicional, establecer qué es hecho y qué es opinión de manera clara.
No existen temas tabú. Todo lo que sea de interés público debe ser publicado, analizado y discutido. Nadie debe ser perseguido por rechazar la participación en un reportaje. Así como nadie debe ser premiado por aceptarlo.

Los periodistas implicados, en todos sus niveles jerárquicos, deben intentar al máximo dejar sus subjetividades de lado. La labor periodística es un trabajo de equipo. La jerarquía es útil para realizar un trabajo hecho a tiempo. Los jefes toman las decisiones finales, siempre abiertos a los argumentos de sus equipos. Para favorecer la imparcialidad, se buscará que las redacciones sean lo más diversas posibles. Esto no se consigue definiendo cuotas, sino que evitando todos los filtros para contratar, excepto el profesionalismo y los valores demócratas y de libertad de expresión.

Las organizaciones Globo son apartidarias, laicas, repudiadoras de cualquier prejuicio, independientes de los gobiernos y grupos económicos, y sus medios buscarán que el público los perciba de esa manera. Los anunciantes deben ser tratados con los mismos criterios que los no anunciantes. Así mismo son entusiastas de Brasil, su cultura, diversidad y pueblo. Esto de ninguna forma dará pie a la xenofobia o desprecio a otras culturas.

Los periodistas deben comunicar todo posible conflicto de interés (parientes o amigos involucrados en empresas de cualquier tipo), para ser resueltos internamentes. Los jefes quedan prohibidos de participar en empresas o acciones. Es inadmisible que periodistas hagan reportajes favorables a sus intereses, o que omitan hacerlos cuando son adversos. Tampoco pueden participar de actividades partidistas. Si así lo desean, se deben fijar normas de cuarentena para quienes lo soliciten.

Los medios deben ser transparentes en sus decisiones. Si se decide algo que se puede considerar cuestionable, debe declararse. Se establecerán normales respecto a las invitaciones o regalos a periodistas. En principio, se llamará a rechazar cualquier objeto de valor.

Se deben hacer todos los esfuerzos necesarios para que la audiencia distinga cuando se emitan hechos de cuando se emitan opiniones. Exceptuando los espacios meramente informativos, se deberán buscar columnistas e invitados que representen todas las corrientes de opinión en una sociedad democrática, buscando que argumenten en base a hechos probados.

Los periodistas deben actuar dentro de la ley, asesorándose debidamente en ello para evitar ambigüedades. Una persona puede ser presentada como sospechosa de un delito solo luego de un proceso correcto de investigación, y siempre presentando los descargos del acusado si lo desea. Una denuncia no es una noticia, recién lo es luego de ser investigada. Si el acusado es una persona con cierto prestigio, la versión del acusado y los acusadores deben presentarse de manera ecuánime y, en lo posible, en el mismo día. Debe anunciarse siempre en que momento está el proceso judicial para probar la acusación. De ser declarado inocente, esto debe anunciarse con la misma intensidad que la acusación.

Los medios de Globo deben privilegiar el seguimiento de las consecuencias de sus propias investigaciones. De intentar seguir noticias de otros medios, se deben hacer investigaciones propias sobre el mismo tema de ser necesario.

2. Corrección
Es lo que da credibilidad a un trabajo periodístico. Debe ser un compromiso de los medios hacerse cargo del proceso de buscar información correcta. No hay ninguna fórmula que haga al periodismo una actividad carente de errores. Al ocurrir, deben ser corregidos inmediatamente y sin subterfugios. Los observaciones del público son un elemento clave para hacer un control de calidad de la información. Por lo tanto, es esencial que los medios tengan mecanismos para recibir, procesar y dar seguimiento a las opiniones del público, sean críticas o elogios.

Para ser publicadas, las informaciones deben ser confirmadas por la mayor cantidad de fuentes posibles, exceptuando las fuentes oficiales privadas o públicas. En cuanto a la información enviada por personas a través de Internet, esta debe ser confirmada. Si circunstancialmente se publica información no chequeada de manera suficiente, esto debe informarse. Todos los datos de un reportaje deben ser verdaderos. El cuidado de esto no es una exageración sino un deber. Los reporteros y sus equipo asociados son responsables de la información que entregan. Si existen dudas sobre esa información, es mejor que se comuniquen. En este sentido, revisar una información antes de ser publicada no es un acto de censura, sino de puesta en común de los criterios de corrección. Una información no puede ser revisada solo por su autor. Debe haber más revisores.

Todas las redacciones deben viabilizar el acceso y exigir el uso de las fuentes de información posibles otorgadas por las herramientas tecnológicas. En reportajes que requieran conocimiento técnico, siempre debe consultarse a expertos. Cuando más diversificados sean los intereses de los periodistas más allá de su formación universitaria básica, mejor equipada estará la redacción. Es su deber formarse en distintos temas, así como del medio facilitar su formación. Se debe también mostrar interés en reclutar no solo periodistas formados en Facultades de Comunicaciones, sino también profesionales de diferentes áreas con interés y aptitudes para el periodismo.

Es necesario un análisis crítico de las informaciones ya emitidas. Deben instalarse unidades de autoanálisis, así como unidades de recepción y seguimiento de las opiniones del público, siempre considerando que la principal finalidad es informar. Los errores deben ser corregidos rápida y explícitamente.

Se usará un registro formal del lenguaje, evitando neologismos y faltas. Se deben explicar al aire los usos del lenguaje de las personas que se expresan en el medio. Se buscará hacer la información comprensible a todos los públicos. Se deben usar todos los recursos explicativos posibles.

Agilidad
Es lo que compensa las debilidades del trabajo periodístico. Por eso entrega la primera imagen de los hechos y personas: es algo más o menos inmediato a su ocurrencia. Si la Historia tiene años para procesar un hecho, el Periodismo cuando mucho tiene horas.

Los medios tendrán siempre como prioridad invertir en tecnología que permita acelerar el trabajo periodístico y su difusión. La burocracia de los medios debe considerar esta necesidad de entregar información de manera rápida y no ser nunca un obstáculo.

No se debe confundir rapidez con precipitación. Se debe entregar con rapidez una información rigurosa. Al buscarse una exclusiva, esta debe hacerse sin dejar de lado la imparcialidad o la corrección. Como principio general, las noticias no se guardan. Cuanto más se demora un reportaje, más completo debe ser.

Se debe tener humildad con los competidores. Si encuentran una información primero, debe publicarse dándoles el crédito. Sin olvidar hacer investigaciones propias si se considera necesario.

¿Cómo debe proceder un periodista?

1. Respecto a las fuentes
Hacer y mantener buenas fuentes es un deber de un periodista. Dado que se busca ser imparcial, es necesario evitar hacerse amigo (o más) de las fuentes. Si la amistad (o más) es previa a la relación de fuente, debe ser informada. Lo mismo si es posterior.
El respeto y la transparencia deben ser principios guías de la relación entre un periodista y su fuente. Si la fuente solicita confidencialidad o cambios en su testimonio, estos deben registrarse debidamente y ser pasados por los filtros del periodista.

2. Respecto al público
El público será siempre tratado con respeto, consideración y cortesía, en todas sus formas de interacción. Cada medio asume el público para el que va dirigido. Para Globo, toda persona está preparada para recibir informaciones que le afecten. El menos preparado puede tomar decisiones correctas si se le entrega la información adecuada. Se debe buscar un lenguaje simple, a la vez que correcto. Ningún medio será sensacionalista, buscará deformar la realidad ni buscará escándalos. Los medios pueden asumir un lenguaje coloquial y tener humor, aunque sin evitar los criterios periodísticos correctos.

La sensibilidad del público será tomada en cuenta. No se exhibirá un contenido fuerte innecesario. Para tener un filtro, siempre es bueno consultar a la mayor cantidad de personas posible dentro de una redacción. Todo medio tiene una responsabilidad social. Aunque se debe tener ante todo el criterio el publicar todo, considerando que la audiencia es adulta y puede discernir. Para evitar riesgos, también se debe tener el criterio de publicar lo que es relevante, siempre evitando dar información que ayude a delincuentes o arriesgue a personas que los persigan. Estudios demuestran que la información de un secuestro ayuda más de lo que dificultan su resolución. Por lo tanto, los secuestros deben informarse, buscando ser solidarios con quienes buscan recuperar al secuestrado y evitando dar información al secuestrador.

La vida privada de las personas se respeta. Excepto que se autorice por ley, nadie debe ser forzado a participar de un reportaje. Los personajes públicos si tienen vida privada, aunque se acepta su análisis o excepciones caso por caso. El uso de cámaras ocultas es aceptable solo si es necesario para registrar un ilícito. Deben usarse de manera sigilosa y consultando en equipo.

3. Respecto a los colegas
De los periodistas de un mismo medio se espera un espíritu de colaboración. Los implicados en un mismo reportaje son responsables de su contenido. Ningún periodista debe inhibirse de dar su opinión y crítica constructiva del trabajo de otros. El periodismo es una labor colectiva.
Los distintos medios del Grupo Globo son independientes unos de otros. Más allá de informaciones concretas que pueden pasar de un medio a otro, se debe procurar dicha independencia.

4. Respecto al medio en que trabaja
Las redacciones son independientes en la búsqueda de noticias, pero las unen los principios expresados acá. El desconocimiento de estos no es excusa para equivocarse.

Los editoriales de todos los medios responden a un criterio común, decidido por una comisión encabezada por la familia Marinho y periodistas afines. Sin embargo, estas opiniones no deben condicionar el trabajo periodístico, en el que debe primar la imparcialidad.

Los periodistas deben lealtad al medio y viceversa. Si tienen espacios de opinión personal, deben mantener criterio al escoger fuentes de sus opinones, el secreto profesional en cuanto a los planes de la empresa y de sus fuentes.

Principios fundamentales

Las Organizaciones Globo siempre serán independientes, laicas, apartidarias y buscarán siempre un periodismo imparcial, correcto y ágil. No estarán a favor ni en contra de gobiernos, iglesias, clubes, partidos ni grupos económicos. Sin embargo defenderán intransigentemente el respeto a la democracia, las libertades individuales, la libre iniciativa, los derechos humanos, la república, el avance de la ciencia y la preservación de la naturaleza.

Se deben denunciar los atentados a dichos valores de manera clara e imparcial, mostrando todos los puntos de vista vinculados a ellas. La defensa de estos valores es la defensa del periodismo mismo. Los límites para dicha actividad no son más que los de las propias leyes. No debe confundirse esta defensa con partidismo, ni asimilarse como una actitud amargada ni agresiva. Queremos ser el ambiente en el que todos se encuentran. Entendemos a los Medios de Comunicación como instrumentos de una organización que viabiliza la felicidad.

Conclusión

Pese a que sectores de la izquierda brasileña y principalmente el cuestionado Partido de los Trabajadores de Brasil (que de hecho, culpa a Grupo Globo de la destitución de Dilma Rousseff aunque también la emisora pasa noticias que no le convienen a Michel Temer), no podemos cuestionar que el espíritu del “Jornalismo” de los del Plim-Plim se ve reflejado en estos principios.

En estos, se garantiza un tratamiento responsable de la información y una completa imparcialidad. Algo que precisamente no vemos en los canales chilenos, sobre todo a la hora de tratar noticias que involucran a Sebastian Piñera.

Tal vez Globo no sea perfecta, pero al menos tienen su norte claro en cuanto a contenido de sus noticieros. Y eso se ve reflejado en la enorme calidad de estos, los que solamente duran media hora o a lo sumo 45 minutos, mientras que acá tenemos que soportar lo que ya va en una hora y tres cuartos con contenidos horribles y nula información veraz; los que solamente pasan dos minutos de la llamada “crónica roja” o simplemente no lo pasan porque no es su perfil; los que aprenden de sus errores y no tienen miedo a rectificar ni dar la cara, mientras que acá nunca hacen el mea culpa… bueno, TVN y Canal 13 si lo hicieron, sobre todo cuando tuvieron que obviar noticias sobre la dictadura en los 80s.

Traducción: Daniel Castillo Castro (@SoyDacastillo)