Homenaje a Demi Lovato: Más que una cantante, una hermosa persona

Diciembre 6, 2016 |
Responsive image

Desde el 2012 que acá en LTSC amamos a Demi Lovato, más aún por todo lo que le ha tocado vivir entre fines del 2010 y comienzos del 2011, y por todo lo que nos ha enseñado no solo en canciones, sino que en acciones.

Desde chica que Demetria Devonne Lovato Hart tuvo que soportar el asqueroso bullying en su escuela, incluso sus compañeros hacían firmas para pedir que se suicidara, pero ella sabía que en la música encontraría la salvación y la respuesta a todo. Ella fue parte del elenco de “Barney y sus amigos” cuando era peque, donde conoció a su amiga Selena Gomez.

Esta oriunda de Albuquerque, Nuevo México, tuvo algunas apariciones menores en series como “Prison Break” entre el 2006 y 2007, año en el que entró a Disney Channel para una miniserie, y luego protagonizar junto a Jonas Brothers la película “Camp Rock”. Pero paralelamente y sumado a su inolvidable papel en “Sunny entre estrellas”, tuvo que lidiar con desordenes alimenticios y pensamientos suicidas, además de la depresión.

66

Hubo un tiempo en que todo eso colapsó y derivó en una Clínica de Rehabilitación de la cual hoy es copropietaria, y de la cual salió en 2011. Su historia de vida y superación la compartió a través del single “Skyscraper” y de una verdadera biblia pop como lo es “Unbroken”, la cual es mi favorita de toda su discografía.

Pero no es solo su historia la que nos hace amar con pasión a Demi: Es su enorme talento, subvalorado por los eruditos aquellos, pero valiosos en tiempos donde lo que más vende es cualquier cosa, menos el talento, y ella vaya que le pone justicia. Su rango vocal es de cuatro octavas, un tono y un semitono y ha llegado a notas más altas que Adele. Asi lo ha demostrado en temas como “Hold Up”, “Stone Cold” y en el homenaje que los Grammy le brindaron a Lionel Richie, de la cual ella fue parte.

Además es su fuerte ligazón con Chile la que nos hace apreciarla en su talento y en su calidad humana, ya que en varias ocasiones (como el terremoto del 2010) ha dicho que es uno de sus países favoritos. Ella ha actuado incluso en festivales televisados como el de Iquique, e incluso en su último show en nuestro país se tomó el tiempo de grabar un mensaje contra la homofobia para la Fundación Todo Mejora.

Demi Lovato, quien todavía ha tenido que soportar arranques de nerviosismo y el cyberbullying por decir lo que piensa, nunca se ha dado por vencida. Ni los insoportables Swifties cuando ella criticó a “Bad Blood” por ser una maquinación de la rucia anti Latinoamérica para intentar bajar a Katy Perry, a quien ha respetado.

Demi además nos enamora mostrándose tal cual es, como cuando aceptó hacer una sesión de fotos completamente desnuda con la condición de no usar photoshop ni una gota de maquillaje, sintiendose orgullosa y confiante de lo que ella hace, sin caer en lo grotesco o vulgar, además de que de vez en cuando en su Instagram ha subido fotos de ella al natural.

1597e9_285295

Además de todo lo anterior, ella es una mujer inteligente y centrada, sobre todo a la hora de hablar de los trastornos mentales. En la última Convención Demócrata en la que expresó su apoyo a Hillary Clinton, habló además de su deseo de más tratamientos para la bipolaridad.

Demi Lovato para nosotros es más que una cantante, es una persona íntegra, un bombón talentoso y que no tiene miedo de expresar lo que siente, aunque a muchos no le agraden sus opiniones. Ni siquiera los trastornos ni mentales ni alimenticios pudieron bajarla ni le impidieron cumplir su sueño de ser nominada al Grammy. Muchos se rieron cuando twitteó en febrero del 2015 que algún día iba a ser indicada, sin embargo, contra todo y contra todos, lo consiguió. Suena a frase cliché pero con el solo hecho de estar ahi ya ganó, independientemente del resultado que se de en febrero.

Demi es mi segunda ídola máxima (porque la primera todos ustedes saben quién es) y a mi, como a todas sus Lovatics, nos gusta que ella se sienta feliz, sobre todo con su pareja actual que es un luchador de la UFC. Y a todos nosotros nos desagrada cuando varios la hacen sentir mal, porque una persona como ella no merece el odio que recibe.

Demi Lovato es una ídola, una guía espiritual, un ejemplo a seguir, uno de los ángeles que cayeron del cielo para ser estrellas del pop. Alguien que en sus acciones y canciones, reitero, ha hecho mucho más que muchos de los que hoy salen en la televisión de USA y de Chile. Alguien que pese a todo, nunca deja de sonreir y de hacernos sentir bien con solo escuchar su privilegiada voz.