“Minas al poder”… o ¿Hipocresía al poder?

Noviembre 23, 2016 |
Responsive image

¿Sabe? Yo no le tenía expectativa a “Minas al poder”, el programa que desde hace unas semanas transmite Chilevisión y donde lleva a su escenario a connotadas exponentes del stand-up criollo como la odiada por las redes sociales Bernardita Ruffinelli, Allison Mandel y tantos otros. Básicamente porque el director del programa, el guatón Alex Hernández, estaba detrás de programas bien chabacanos como “Mekano” y “Yingo”.

Sin embargo, la idea de tener solamente mujeres haciendo humor sonaba atractiva, considerando que en el mismo “Club de la comedia” habían más hombres que féminas y que, además, comediantes mujeres en televisión no hay muchas. Con énfasis en el “no hay”. Pero una columna de El Dínamo relatada por alguien que fue a la grabación del programa hizo que mis dudas volviesen.

Vi el estreno y los capítulos posteriores de “Minas al poder” y la verdad tenía razón en las pocas expectativas que tenía en torno a este programa.

Primero que nada, dicen ser “feministas” y “un baluarte del empoderamiento de las mujeres”, sin embargo, y habiendo tanto tema para hablar sobre todo en lo político y social, solamente se quedan en chistes igual de sexistas sobre los hombres, los ex, los futbolistas, etc. Nada de humor inteligente, el mismo humor de “Morandé con Compañía” pero avalado por mujeres, lo cual es terrible e incluso va contra los verdaderos valores que el movimiento feminista, del cual adherimos con orgullo e inteligencia en esta página (y más aún con todo el machismo que hay actualmente en el medio, sobre todo en géneros como la misma farándula), quiere promover al mundo.

Si usted esperaba ver chistes de Dávalos, Carlos Larraín, Ivan Moreira, Gustavo Hasbún, Ricardo Lagos, Sebastian Piñ… ah no que para los medios el vendepatria es intocable y hasta un Dios, Ernesto Silva, Evelyn Matthei y otros, dejeme decirle que pecaba de ingenuo. Primero, es un programa de humor de Chilevisión, y segundo, es dirigido por Alex Hernández.

Pero lo que más me hace ruido es que en sus capítulos inviten a farandulitas como Kenita Larrain o Carla Ballero a hacer monólogos. ¿Y qué tiene de malo eso? Se supone que “Minas al poder” es feminista, sin embargo, llevan al espacio a las personajes que se hicieron famosas a través del género televisivo más machista, retrógrado, misógino, cosificador de mujeres y de la comunidad LGBTI y elitista que ha conocido Chile. Para variar, la señorita Larrain ha hecho un monólogo ultranarcisista, egocéntrico a cagar, con alta dosis de “yo soy bacan porque me comi a varios personajes públicos y lucré con eso”, o sea, un orgullo de ser farandulera que a todas luces es imbancable, y que incluso es más machista que los mismos sketches de Ernesto Belloni.

¿Qué más puedo decir? Que con todo lo expresado en esta crítica, lo que me queda por escribir es que el único feminismo hecho humor, pero de verdad, está en la gran Natalia Valdebenito. El resto, y principalmente las integrantes de “Minas al poder”, nada aporta, como el mismo ciclo.

Calificación
1
Horrible

ltsc_nota01

Escala

escalaltsc

  • Rodrigo Alonso Vergara Rojas

    Resulta irónico de la más aplaudida de las comediantes sea…un transformista (Botota Fox).

    El problema es que el punto de comparación inevitable fue el show de Natalia Valdebenito en Viña, y hasta todas ni todas juntas le llegan al tobillo a la Nata.

  • Que programa mas malo por el amor de Dios.

    Cero creatividad y nada de chiste. Lo peor es que este verdadero “Club de la Fomedia” se ha vendido como un programa de televisión “feminista” pensado solo como una “moda”. Pero bueh… es la lectura del Gordo Hernandez, que mas se puede esperar.

    Saludos Cordiales

    Eriol T. Harlaown