La editorial de los lunes: Perpetuar desigualdades v/s hacer integración desde los medios

Noviembre 21, 2016 |
Responsive image

Para esta editorial estaba en una disyuntiva. No sabía si hablar del rol de la farándula como segregación social, o de por qué son importantes los valores del feminismo en nuestro país y en el mundo entero, sobre todo en los tiempos que vivimos, donde un misógino, racista, homofóbico y violador de mujeres llegó a la presidencia del país más poderoso del mundo.

Pero en comunión con varios habituales lectores de este “juego a hablar de tele”, he querido hacer una sinergia de ambas, para poner en evidencia como la televisión chilena ha empobrecido a nuestra sociedad a la par con su mismo nivel, y de cómo los movimientos pueden jugar a favor de un cambio concreto y de verdad en cómo se hace y produce en Chile.

Pero vamos por partes:

La farándula como rol segregador de la sociedad

sqp

La señorita Pamela Jiles dice ilusamente que la farándula es el género televisivo más demócrata que existe en el país. Lo que ella no sabe es que durante mucho tiempo, y más en este, ha estado parada al lado de los mismos elitistas. No nos hagamos los ciegos: La farándula es lo más elitista, retrógrado, derechista y misógino que existe en Chile.

Elitista, porque entrega un estereotipo horrible acerca de los ricos y los pobres. Presenta a los cuicos como unos “tontos pelolais”, mientras que a los flaites los hace ver como unos tontos sin educación decente (qué paradoja, esos últimos son sus más cercanos televidentes).

Retrógrado, porque diversos panelistas han propuesto ideas y visiones de diferentes personas, o mejor dicho “personajes”, que serían válidos solo en tiempos de la inquisición o en los “locos años 20”. Cómo olvidar cuando Andrés Caniulef poco menos que obligó a la actriz Mónica Godoy a participar en la Vedetón a través de “SQP”, lo cual refuerza además la tesis que viene a continuación.

vcte

Misógino, y a su vez, machista, porque “el género por donde habla el pueblo frente a las castas” ha cosificado durante toda su triste historia, y más aún en su época de mayor peak, a las mujeres, presentándolas como objeto de deseo o de posesión. Y no solo eso, lo peor es que muchas veces las presentan como mujeres tontas, como sucedió con Luli, en un error que asumo que yo también caigo en reiteradas ocasiones. No cabe duda que eso se reflejó en “Volverías con tu ex” donde las denuncias del CNTV llegaron a niveles record con los miles de hostigamientos y episodios de violencia hacia las mujeres.

Y derechista, porque como dijo “6-7-8”, todo tiene que ver con todo. La gente de derecha es la más misógina, elitista, retrógrada y doble estandar que existe en Chile. A través de la farándula, la elite ha proyectado una visión de Chile que es equívoca a todas luces, y que ha frenado todo intento de progresismo que vaya acorde con los requerimientos del pueblo en la sociedad. ¿A que no? La farándula es más piñerista que los mismos partidarios de Piñera, porque de partida, el farandulito (y su televidente más habitual) está orgulloso de ser un mediocre, fracasado, sin futuro y que juzga a otros por cómo viste, cómo es y solo por el hecho de ser mujer y homosexual. Es la persona más ruin y déspota que existe, que justifica al patriarcado y todo suceso de violencia televisiva u bullying delante de las cámaras “porque a la gente le gusta ver eso” o “porque la gente ve lo que quiere”.

Además, los programas de farándula son el brazo armado de la corrupción imperante en los medios, donde no hay derecho a meritocracia sino que más bien, tejemaneje y corruptela. No se imaginan la cantidad de tráficos de influencias y pugnas de poder a la hora de insertar “nuevas farandulitas”. ¿Y quién pierde? Nuevamente los televidentes que quieren ver algo mejor, que quieren ver cambios reflejados en la pantalla. Que quieren ver valores positivos. “Es la historia de cada día, siempre el mismo guión, tramas y burocracia, qué frustración”, como diría Attaque 77.

Y ahi entra otro defecto de la televisión actual: El farandulismo no solo ha empobrecido el nivel de nuestra pequeña pantalla, sino que la ha entristecido. Mucha lágrima, mucho sentimentalismo, mucho dolor, mucha angustia. “Todo Negativo”, como diría Cristina Fernandez de Kirchner. ¿Dónde está la alegría, la felicidad, el amor y el respeto mutuo entre las personas? ¿Dónde quedó la empatía, el orgullo de querer ofrecer cada semana un mejor producto?

Y ahi puede aportar mucho el feminismo

lauren_jauregui_revistabravo2015

Voy a parafrasear a la gran, inteligente y hermosa integrante de Fifth Harmony, Lauren Jauregui: Me encanta cuando llegan a esta página tratándome de avejentado, de patético, de ignorante y de intelectual por pedir contenidos mejores en la televisión chilena, porque es una oportunidad de demostrar cuán equivocados están. Me encanta cuando hay gente llamando “feminazis” a lxs que buscan igualdad de condiciones, derechos y oportunidades tanto a hombres como mujeres, porque asi les enrostro lo errados que están en su pensamiento.

El feminismo puede aportar mucho para que la televisión mejore. Me da lata ver a mis contactos viendo “Manos al Fuego” porque, a decir verdad, es el programa más machista y burlón que existe en Chile, como lo que produce a menudo Chilevisión. Asi como me da lata ver a mis primos viendo Mega y transformandose poco a poco en unos fachos pobres.

Y es asi donde no debemos bajar los brazos y educarlos, como lo hace LTSC, sin pecar de autorreferente ni soberbio. Tenemos que dejar de decir a la gente que no son nada y hacerlos confiar en sus capacidades y sus talentos, y ahi entran los y las feministas para poner la cuota de cordura. Ellxs son los que mejor que nadie saben los atropellos que viven no solo las mujeres, sino que los mismos hombres que juzgan a ellas solo por ser mujeres o por cosas absolutamente superficiales. Además de los miles de episodios de homofobia.

niunamenos02

Además, el feminismo no solo busca proteger a las mujeres, sino que también a los hombres, a todxs por igual. Busca educarlos para que nunca más caigan en actitudes machistas ni misóginas. “¿Y tú qué harías?” de TVN pone en evidencia cuan machista puede ser la sociedad chilena, en tanto, “Manos al fuego” la fomenta descaradamente, al igual que los programas de farándula. Es en esa coyuntura en que sería bueno que en un capítulo de “El Informante”, Juan Manuel Astorga entrevistase a alguna organización pro-derechos de la mujer, y no solo eso, sino que la pusiera delante de un tipico machista para enrostrarle cuán equivocado está. Estoy seguro que sería un capítulo memorable.

Dejemos de lado el conformismo. Estoy seguro que la próxima vez que haya una marcha feminista en Concepción, voy con una pancarta enrostrandole a los medios su rol como perpetuadores del machismo y las desigualdades en nuestro país, y no solo eso, de cómo han ido empobreciendo a la sociedad de nuestro país con el beneplácito de la elite. La elite que nunca está contenta con nada, la que juzga a Bachelet por lo que hacen su hijo o su nuera, pero que hacen la vista gorda cuando el mismisimo Piñera hace negocios en una pesquera peruana que se benefició con el fallo de La Haya en 2014.

Para ver esto como es realmente no hay que ser feminista, sino que simplemente hay que ser inteligente.

  • Dream Conde

    eres una manvagina y una prostituta de herbismo femeninazista