“Esta noche con Arath”, un fracaso más de Televisa

Noviembre 8, 2016 |
Responsive image

Como ustedes recordarán, en agosto, Televisa anunció un proceso de cambios profundos en su estructura programática, sobre todo para su canal principal, el XEW-TV, que a partir de ese mes comenzó a llamarse Las Estrellas, luego de un largo proceso de renovación a cargo del consultor Lee Hunt.

Entre toda esa nueva programación, se anunció que los de Chapultepec 18 iban a retomar la tradición de los programas nocturnos, algo que ya habían logrado con éxito en los años 80s y 90s con “Mala Noche… No” (el estelarísimo de Verónica Castro que marcó un hito ya que la presentación de Juan Gabriel duró 8 horas al aire y en vivo, fiel al estilo del recordado “Divo de Juarez”), “Aquí está”, “La Movida”, “Y Vero América… ¡Va!”, “Furia Musical”, “Hoy con Daniela”, “La Tocada” y “Al ritmo de la noche”, entre otros.

Para incursionar en lo que son los “late shows” llamaron al actor Arath de la Torre, quien desde su nombramiento generó suspicacias en medio de la crítica, en un programa supuestamente dirigido hacia los llamados “millenials”. Pues bien, si querían reconquistarlos de alguna u otra manera, esa no era la manera.

El primer programa generó demasiadas críticas negativas por su poco apego juvenil, además de que no veían con buenos ojos que un actor sin experiencia en programas en vivo estuviese al mando de un espacio como este. Por ejemplo, el equipo del espacio radial “Dispara Margot dispara” fue lapidario con el galan de “Amigas y rivales”.

Además, el rating jamás lo acompañó, tenia una audiencia paupérrima en todas las 12 ediciones que alcanzó a estar al aire. Si, porque anoche, la televisora le pegó la eutanasia y la canceló para siempre. Misma suerte corrió la serie “Yago” y algunos espacios de concursos de media tarde.

Tal parece que los cambios en el canal principal de Televisa no surtieron efecto ni empatía con una audiencia cada vez más exigente, sobre todo en tiempos en que llegó una tercera opción como la de Imagen TV, y más aún cuando la imagen de la empresa de la familia Azcarraga está por el suelo, ya que seamos claros, ya no son la empresa fuerte, poderosa e intachable que era en tiempos de Chespirito, Veronica Castro, Raúl Velasco y las telenovelas de Valentin Pimstein, Emilio Larrosa y Carla Estrada. Asi lo hablan no solo las audiencias que aseguran una baja de audiencia en todas sus señales, sino que además las millonarias pérdidas del último tiempo y el fracaso de su plataforma de OTT Blim (porque para hacerle competencia a Netflix, no hace falta poner solamente los mismos contenidos del 2 y el 5).

Como conclusión, “el nuevo Televisa” es igual que “el nuevo PRI” o “la nueva farándula chilena”.