Editorial: ¿Qué gota de responsabilidad tienen los medios con lo de Sigrid Antonella?

Septiembre 27, 2016 |
Responsive image

Este fin de semana todo Chile vio con horror un video de una tal Sigrid Antonella, una penquista que se hizo famosa subiendo videos donde aparece ella misma practicando el acoso escolar y bullying hacia personas de otros liceos.

Por un lado, un sector de personas reaccionaron (muchos, me incluyo) condenando el hecho. Otros, los más erraticos, la denostaron por sus origenes “flaites”, y otros, los aún todavía más y más erráticos, la ensalzaron por lo hecho aduciendo a la “justicia social”, algo que yo estoy seguro que no tienen idea de qué carajo significa esa palabra.

La sociedad hoy día está enferma, lo vemos cuando observamos a diario notas sobre tiroteos, lo digerimos cuando nos enteramos del triste asesinato de Christina Grimmie, o cuando sucedió la masacre de Orlando, o el mismo caso de Cyberbullying que afectó a Normani Kordei de Fifth Harmony. Y asi podemos ver otros casos de bajezas gratuitas a través de redes sociales, como me sucedió a mi con un productor de Radio Corazón, que confunde el “decir la verdad” con hostigar duramente a quienes no piensan como él y que tiene adoctrinado a varios de sus colegas.

En nuestro país no podemos estar ajeno a esto. ¿Pero sabe lo que más me emputece? Que la gente haya observado y ni siquiera se dignara a prestar ayuda. Solamente miraron como tristes telespectadores… ¿Estás contento con lo que has forjado, Ignacio Corvalán?

Si, porque es bastante hipocrita de parte de Mega que ellos estén denunciando el hecho, pero al mismo tiempo, promover ese triste estilo de vida a través de realities que ponen en un altar a facturadores de bullying, como es el caso de Oriana Marzolli, cuya existencia en nuestra pequeña pantalla no se justifica en lo absoluto, ya que es otro caso de plata perdida e invertida en tonterías. Y ojo, no estoy diciendo que el canal tenga la culpa de toda desgracia que ocurra en Chile, sin embargo, un poco de autocrítica no viene nada de mal. Incluso proveniente de sus fans, quienes hostigan y se burlan de uno de los dos canales de televisión de señal abierta de nuestro país que está buscando nivelar hacia arriba, cuando el resto de sus competidores hace todo lo contrario. Si, a ti te hablamos, comentarista de Fotech que defiendes a mano alzada a un canal que se desangra pagando multas del CNTV y que defiendes los 15 minutos que dura tu teleserie.

Es bastante hipocrita que otro canal que también condenó el hecho en su noticiero, haga lo mismo con personalidades públicas, sobre todo con quien condujera el informativo del canal de la competencia. Al final, la ex pareja terminó retirando la denuncia, todo acabó en paz y los farandulosos hicieron el ridículo nuevamente, pero no vi ninguna precisión ni una pedida de disculpas.

Y es bastante hipocrita que haya gente condenando el hecho, pero que se fumó todo un reality donde lo que más habían eran peleas de grueso calibre. Que no nos extrañe que hayan subido los casos de bullying escolar en nuestro país por causa de una idiota que, lamentablemente, tiene más prensa que un grupo de niños que hizo un excelente cover de un clasico del rock nacional, o una girlband que a través de su música promueven el respeto, la paz y la “armonía”, que precisamente nos hace mucha falta.

Sigrid Antonella no merece que le paguen con la misma moneda, eso es lo que de alguna forma algunos buscan. Hacer justicia por sus propias manos, ojo por ojo y diente por diente. Eso es fachismo puro, neanderthalismo que nos deja muy mal parados ante el mundo y que hace ver a nuestra sociedad como poco amistosa, vamos, que ya lo dicen muchos estudios al respecto.

La involucrada apareció en 24 Horas Central pidiendo disculpas públicas por lo ocurrido, demostrando arrepentimiento. Pero como dijo JoJo, “It’s just too little, too late”, porque el daño ya está hecho y es muy dificil que a las victimas se les borre todo el mal rato. Nosotros, como dueños de medios, sean del tamaño que sean, tenemos un grado de responsabilidad. Tenemos que educar, enseñar a la juventud a no desviarse de camino, tenemos que exhortarlos para que sean valientes y denuncien episodios como estos ante los organismos que correspondan, tenemos que decirle a ellos que no pierdan el autoestima, porque son personas que pueden dar mucho a nuestro país. Eso es lo que nos habla Little Mix en su canción “Change Your Life”, decirles que no están solos y que si tomamos la iniciativa, podemos dar vuelta el marcador incluso cuando todo parece que nos están goleando.

En simples palabras, y parafraseando al mexicano Jorge Garralda: “¿Sabe qué? ¡No se deje!”.