¿Cómo está revolucionando “Supermax” a la ficción brasilera?

Septiembre 23, 2016 |
Responsive image

Y es que solamente Rede Globo puede superar a Rede Globo. La cadena siempre ha buscado la innovación en su dramaturgia y este año ha incursionado con éxito en las series, primero con la aclamada “Justica” y ahorita con una producción que narra las luces y sombras de un reality show grabado en el ambiente carcelario.

Si “UnReal”, la excelente producción de Lifetime, se burlaba y desnudaba a las llamadas “competencias de amor en parejas” (cof, cof, Volverias con tu ex y la final arreglada, cof, cof) y hablaba magistralmente de cómo los productores hacían y deshacían la trama y las competencias en pos de hacer más entretenido o atractivo el producto, “Supermax” no solo es una serie cruda y apabullante, sino que también muestra de qué son capaces los mandamases de los distintos formatos de “realidad televisiva” para llamar al lado morboso del televidente.

Con la participación de Pedro Bial (si, el mismo conductor de “Big Brother Brasil”) y las actuaciones de Cleo Pires, Mariana Ximenes, Erom Cordeiro, Maria Clara Spinelli, Vania de Brito, Rui Ricardo Diaz, Nicolas Trevijano, Mario Cesar Camargo y la excelente dirección de José Alvarenga Jr. y José Eduardo Belmonte, “Supermax” demuestra que quien más sabe de ficción en el mundo, siempre puede llegar a algo más grandioso. De hecho, la “Cárcel Estudio” construida en medio de los Estúdios Globo en Rio de Janeiro, es equipada con las mismas camaras que usan para la versión carioca del programa creado por EndemolShine.

“Supermax” es una serie atractiva, cuya crudeza es relatada de forma tremenda. Es el yin y el yang de los “reality shows” y es un retrato hablado a las ansias de audiencia de productores como Ignacio Corvalán, quienes instalan en nuestro medio a famosos que no merecen serlo.

Escala
7
Un manjar
ltsc_nota07