La editorial de los lunes: Tatiana Maslany y el triunfo de la humildad

Septiembre 19, 2016 |
Responsive image

Yo la verdad no se si esta es otra de las columnas que durante esta semana analizarán los ganadores y perdedores de la fiesta de los Primetime Emmys hablando de “justicia divina”. Lo que si se es que más de algún realitylover o farandulover va a venir acá y me va a tildar de “posero” y nuevamente va a insistir con que quiero que la televisión chilena sea una copia de la gringa (algo que ya he manifestado que ojalá asi sea, a ver si asi llega algo de diversidad).

Verán, con la actriz canadiense Tatiana Maslany, los Emmys cometían la misma injusticia que los Oscars con Leonardo DiCaprio y Martin Scorcesse, al igual que los Grammys lo hacen una y otra vez con Katy Perry y Nicki Minaj. Cada vez que la nominaban, le negaban el máximo galardón que premia lo mejor de la televisión comercial más atractiva y diversa del mundo, junto con la inglesa. ¿Por qué? Porque “Orphan Black”, la serie donde ella es protagonista, lleva cuatro temporadas y, hasta anoche, no habia recibido ni las gracias por participar.

Maslany es una actrizaza muy versatil, diría yo “camaleónica”, porque todos los personajes los hace de una forma distinta y sorprendente (anda a ver eso de Ingrid Cruz, Carolina Arregui o Dayana Amigo, que llevan años haciendo el mismo personaje todos los años), y ella de alguna manera fue victima del odio que la Academia Televisiva le tiene a las series de ciencia-ficción, el mismo odio que le tienen los de la Academia de Música para con el Teen Pop (pero vieras como premian al rap gringo, que es más machista incluso que el reggaetón mismo, con letras sin contenido y sin mayor profundidad). Uno puede ver algún papel de la canadiense y siempre te vas a llevar con una sorpresa, porque todos los interpreta de una forma magistral.

Y no solo los Emmys han cometido esta injusticia, ya que tambien los Globos de Oro han sido bastante mezquinos con ella, es cosa de ver la reacción de sus fans el año pasado cuando perdió ante la actriz de “House of Cards”, Robin Wright.

Lo cierto es que nunca es tarde para rectificar y Tatiana Maslany por fin ve reconocido su trabajo en la serie de BBC America, asi como al galan de “Titanic” por fin le recompensaron su papel en los últimos Oscars. Espero que el siguiente pago de la deuda historica de la historia de las grandes premiaciones norteamericanas sea la californiana… o la tobaguense, quien sabe.

¿Pero qué lección nos deja esto? Que pese a todo, la humildad siempre prevalece y triunfa. Ya lo decía Silvio Santos, “los malos solamente ganan por unos minutos”. Acá pareciera que “unos minutos” se transformase en “una eternidad”, porque siempre salen ganando los que deberían perder, los que todavía no se cansan de saquear una industria y de tener a los ejecutivos a su merced, con un poder inaudito e inexplicable. ¡Enhorabuena, Tatiana Maslany! ¡Que este sea el inicio de muchos premios más, porque lo vales!