Canal 13 redujo sus pérdidas durante el primer semestre

Septiembre 14, 2016 |
Responsive image

Pese a que sus últimas propuestas no han alcanzado una sintonía que nosotros, como amantes de la buena televisión, hubiesemos deseado, Canal 13 al igual que TVN también redujo sus pérdidas durante el primer semestre, quedando estas en $192,6 millones, redujéndose estas en 93.9% en comparación a las cerca de $3.160,021 millones de igual periodo al año pasado.

Según explicaron desde el canal mixto, la baja en las pérdidas sucedió “por un mejor resultado operacional, con menores costos de explotación que compensan los menores ingresos, junto con menores gastos de administración y ventas y un mejor resultado no operacional”.

En cuanto a los ingresos, estos quedaron en $37.643 millones, los cuales lamentablemente bajaron en un 5,23%.

Ojo en el siguiente dato que vamos a decir a continuación, que puede ser determinante para el futuro de la televisión abierta en nuestro país: El segmento de Televisión Abierta e Internet registró ingresos por $31.679 millones. Según dijeron desde la estación, “En compensación, el desempeño del negocio internet, que se relaciona directamente con los niveles de audiencia de los programas de televisión, muestra un indicador de navegadores únicos con un crecimiento significativo”.

En el segmento Otros Explotación, que incluye los canales de cable 13C y RecTV, además de la plataforma de 13Radios, entre otros, generó ingresos por $5.964 millones.

Lo único que deseamos acá en LTSC es que ojalá que se vaya luego Cristian Bofill y que se acaben las rencillas internas y pugnas de poder que imperan en el ex canal católico. Si Pablo Morales quiere entrar a la estación, ojalá sea privilegiando el contenido por sobre los puntos de rating, que por eso tenemos una televisión sin consistencia y odiada por casi todos los estratos sociales. Que internet tenga mejor desempeño que la televisión por aire es un excelente indicio de hacia dónde debería ir la cosa, pero cuya vigencia del sistema de Kantar Ibope Media todavía frena cualquier avance que se pueda hacer al respecto.

Y lo otro, es que ojalá se termine esa maratón incesante de telenovelas, que por muy cualitativas que sean algunas, no aportan nada a la diversidad de contenido ni a la variedad programática, ni mucho menos a la libertad de elección, que en nuestra pequeña pantalla acabó apenas llegaron los farandulitos a destrozar y saquear nuestra industria.