Lo peor está pasando: TVN recorta pérdidas en 46%

Septiembre 13, 2016 |
Responsive image

Nuestra televisión chilena está pasando por nefastos momentos financieros ante un Mega que está cada día acaparando más y más y sin ningún tipo de control. Es cosa de ver como el resto de los canales están sobreviviendo a punta de migajas y de programas experimentales, algunos con más contenido que otros, pero que no logran conectar con las audiencias de ninguna forma.

Sin embargo, TVN, el canal más abatido por la crisis en la TV chilena, está dando luces de buenos tiempos monetarios. La noche del martes reportaron sus mejores estados financieros a la Superintendencia de Valores y Seguros, bajando un 46% las pérdidas con respecto al año pasado.

Si el año pasado habían perdido 11 mil millones, este año solamente perdieron $5.959 palos, y esto responde al proceso de racionalización y a la baja de gastos de gestión, las cuales se redujeron en un 19%. Según el gerente general de la televisora pública, Martin Awad, el canal proyecta “un sustancialmente mejor desempeño para el último trimestre del año”.

Destacó además que “hemos saltado segundo lugar de audiencia de lunes a viernes, gracias al mejor desempeño de varios bloques horarios”, lo cual se nota ya que por primera vez desde la concepción de la crisis, la importantísima franja de las 20:00 horas supera los dos dígitos, ya que “El Camionero” alcanza peaks cada vez más altos ante una mediocre “Ambar”, que cuenta con cifras absolutamente infladas.

A esto se suma el buen desempeño de la edición central de 24 Horas, que escaló al vice, y eso genera buenos augurios para los futuros proyectos del canal.

“La audiencia total por hogares mejoró en 10%, la audiencia del prime mejoró en 66% y la del noticiario central en 9%, comparado con las del primer semestre del año pasado”.

Ojalá que el retorno paulatino de la bonanza económica los permita librarse de tanta novela mexicana penca, ya que las re-re-re-re-repeticiones de telelloronas de Televisa como “Rubí” o “Destilando Amor” claramente no aportan nada a como debería ser un auténtico canal público.

Fuente | La Tercera