Venezolana de Televisión, 52 años: De ejemplo comunicacional a cloaca madurista

Agosto 26, 2016 |
Responsive image

En 1964 nace Cadena Venezolana de Televisión, con una ceremonia de inauguración en la que el presidente de entonces, Raul Leoni, hizo el tradicional “corte de cinta”. Diez años después, luego de una grave crisis financiera mientras RCTV y Venevisión vivian época de bonanza y buena competencia, lo compra el primer gobierno de Carlos Andrés Perez por 25 millones de bolívares. Entre 1979 y 1982 se llamó “Venezolana de Televisión, Red Canal 8”.

La grave crisis ocasionada por el “paquetazo” de febrero de 1989, y que originó el “Caracazo” (una grandilocuente manifestación en repudio a las medidas económicas adoptadas por el segundo gobierno de CAP) motivó en 1990 a una racionalización del espectro radioeléctrico, por lo que su programación prácticamente comenzó a mediodía. Para qué decir de sus gráficas, con equipos de 1984 en pleno 1992.

Durante el segundo intento de golpe de estado de 1992 llevado a cabo por Jesse Chacón, las instalaciones de “la otra imagen” (como rezaba su eslogan de aquel entonces) fueron tomadas, y durante aquel día (27 de noviembre de 1992, mismo fecha de nuestra Teletón de aquel año) se vio al llamado “gordito de la franela rosada”. El segundo mandato de Rafael Caldera tenía planes de privatizarlo, sin embargo, todo queda en nada al asumir Hugo Chavez.

En el 2002, durante los lamentables sucesos de abril de ese año, el gobernador del Estado Miranda de aquel entonces, Enrique Mendoza, declaró: “Esa basura, ¡Así mismo! que se llama el Canal 8, vamos a sacarla fuera del aire, va fuera del aire…Esa es la advertencia que les digo, porque aquí no nos estamos chupando el dedo ni somos ningunos pendejos, el Canal 8 va en las próximas horas fuera del aire”. Durante el 11 de marzo de aquel año la señal fue abruptamente cortada, volviendo el 13 del mismo mes con un llamado incluso a la Sociedad Interamericana de Prensa a cargo del conductor de “La Noticia”. Desde entonces, “el canal de todos los venezolanos” jamás volvió a ser el mismo.

VTV se politizó hasta el hartazgo, tanto que se transmitieron programas afines al chavismo y donde denostaban públicamente, e incluso con groserías, a la oposición. Uno de ellos es “La Hojilla”, nacido en el 2004 en su primera etapa, donde eran habituales a la noche las burlas e insultos de su conductor, Mario Silva García, hacia políticos de la Mesa de la Unidad Democrática. Finalizó en el 2013 con polémica luego de las escuchas del moderador del espacio, siendo reemplazado por “Los Papeles de Mandinga”, que también acabó abruptamente por unas declaraciones de su conductor contra algunas prácticas del chavismo, el cual fue sustituido por “Zurda Konducta”, un espacio juvenil donde incluso llamaron de “cocainómano” a Leopoldo López. “La Hojilla” finalmente volvió al aire en el 2015, aunque en edición semanal los sábados.

Durante las elecciones presidenciales del 2006, las cuales ganó Hugo Chavez, se pudo ver en los Generadores de Caracteres mensajes pro-chavismo y la consigna “UH! AH! Chavez no se va”. En el 2007, con la salida del aire de RCTV, se programó una emisión especial del nefasto espacio de Mario Silva, donde se burlaban del canal opositor y celebraron su salida del aire y posterior reemplazo por TVES. En el 2008 pasan a ser una señal de noticias y de opinión… de afines a los chavistas, con ciertos bloques horarios a cargo de Telesur y Russia Today.

Es tal la politización de VTV que en sus bloques de publicidad emiten mensajes invitando a inscribirse en el PSUV, además de microespacios como “En Marcha” donde destacan los discursos de Nicolás Maduro, y “Contacto con la realidad” donde denostan a personajes opositores como la ex conductora del 2 Lilian Tintori, Henrique Capriles Radonski, Jesus “Chuo” Torrealba y otros políticos de la MUD. Incluso en el 2013, con el inicio de la crisis venezolana que detonó la cuestionada asunción del microbusero, una propaganda negó tal situación y la llamó “Guerra económica del imperialismo”.

Y sumado a todo lo anterior, se emiten programas conducidos por los propios miembros del Gobierno Bolivariano de Venezuela: Luego del éxito de “Aló Presidente” con el de Sabaneta, llegó “Dialogo Bolivariano”, que luego pasó a ser “En contacto con Maduro”. A él se sumaron “Con el Mazo dando” con Diosdado Cabello y “Con Cilia en Familia” con la llamada “Primera Combatiente” Cilia Flores.

Venezolana de Televisión es una clase magistral de lo que NO hay que hacer jamás en una televisora pública. Hay algunos programas y declaraciones de anclas como Pedro Carvajalino, Fidel Madroñero (el mismo que llamó “prostituta” a una periodista de Globovisión), Miguel Angel Pérez Pirela (aunque poco a poco se está desmarcando del madurismo) y el mismo Mario Silva, que llegan a ser patéticas, pero vaya que sacan risa cuando tratan de defender lo indefendible.