Por una tele de calidad ¡Apropiemos!

Agosto 15, 2016 |
Responsive image
Simpsons_angry_mob

Una turba iracunda busca una tele de calidad (Los Simpson – imagen de contexto)

Por Telemaniatico Segundo

Amada gente que sigue este sitio, seguramente el siguiente post lo interpretarán una parte extra de la editorial de esta semana, y otros al leer comprenderán que es una facción más radicalizada de la campaña. Pues si piensas en ambas, respondo con un ¡sí! Alguien tenía que hacerlo. Y para quienes creen que Caamaño “juega a hacer tele”, déjeme decirles que existen gente detrás que realmente sabe de tele hasta de sus kriptonitas, respaldan gran parte de sus postulados y eso demanda ser a veces drásticos para que ustedes como televidentes dejemos de ser simples espectadores.

Primero que todo, enhorabuena por la campaña conjunta entre este sitio y Tele Chilena, porque de alguna forma hay que hacerse notar que somos caleta y más que las chauchas unidas en la lucha para deshacer de una buena vez la basura y el zombilismo prodominante en formatos, franjas y canales. Una buena tele como bien se señala no es calcar a algunos extremos como la época de oro o el exceso de cultura, sino consiste de una palabra contundente ¡Aprópiense!

¡Aprópiense! Si saben tocar bien la guitarra o un buen instrumento y quieras exponer su real talento, en especial si hay pocas mujeres en pantalla. Amigas, es necesario que hagan valer su canto y demostrar que los valores humanos son más fuertes que la vanidad. Hay tantos talentos que quisieran mostrar en pantalla. Y si es necesario experimentar algún ritmo nuevo, bueno, armónico y a la chilena ¡Bienvenido sea! Sin la música, la vida sería un horror. Fans de cantantes y grupos ¡Aprópiense! Exijan a las cadenas santiaguinas que hagan un esfuerzo por traerlas, y no porque sueñan con tocar la mano, sino porque pueden inspirar en parte a sus personas y a otros artistas a desarrolllar más armonía y ritmo en sus letras.

Cabros ¡Aprópiense! De esos espacios que están en la UTI entre las 12 en adelante, de aquellos que subvierten y hacen tener un sinfin de vergüenzas a la tele y a los chilenos. Ya basta de que esa típica excusa que genera Warner Jennifer u otro pelagato “es que a la gente le gusta igual la farándula” siga. ¡Pa’ la casa no más! Que el espacio no es del posero, ni de quien tiene más atributos o polémicas, sino de la gente que trabaja y saca adelante lo mejor de sí con respeto al otro y al entorno. También apópiense y apodérense con más fuerza de los continuistas que priorizan infomerciales que una gran carrera y de ejecutivos que buscan guardar billetes en sacos que atreverse a salir del pozo en algo innovador y bien hecho a favor de las audiencias.

Televidentes de todas partes y gustos ¡Aprópiense! No dejemos que el desgaste de la capa de ozono televisiva siga, porque de aquello surge ese extraño cambio climático en la grilla. Parrilla que se desordena hasta que el “pronto” emitido ayer se transforme en un “estrena a las 20 horas” hoy. Mostrar lo mejor que somos más por el lado positivo y sencillo que la crónica roja, nos ayudaría incluso a reducir las dramáticas cifras de delincuencia que hasta los políticos no hacen nada como rezaba un cartel en Antofagasta. ¡La cultura estamos en nosotros mismos! ¡Aprópiense! Porque hacer buena tele no quiere decir que no seamos chilenos, sino que a la chilena y entre todos.

Hay millones de tesoros por encontrar, millones de talentos que potencien la animación y la parrilla infantil que falta por reforzar en horarios y días. Más propiedad nacional en los canales (Turner y Fantasma go home!) y menos accionistas que determinen qué entrar y cuál no. No importa del bando político, religioso o social que estés, pero este ¡Aprópiense! Lo incentiva a tomar hasta el canal (no lo tomen tan a pecho, sería el último recurso) si es necesario para que mis pares audiovisuales y aquellos que no lo son tanto y están calentándose las sillas nos escuchen ¡La voz del pueblo es a veces la voz de Dios! Y sabemos que podemos mover montañas como nunca podemos imaginar.

¿Y si no logramos apropiar? Bueno, daremos a lo que más le duela. Hay canales pequeños en barrios de Santiago, Arica, Concepción y Temuco donde acercar y hacer nosotros mismos los programas o podemos crear propios espacios que sepan reunirse en un gran pez que sepa comer al otro pez que nos quería comer. Eso solo si no logramos apropiar la tele nacional y recuperar calidad.

El llamado agrupa en toda esta columna y es ahora el tiempo de hacer ¡Apropiemos!