¡Lero lero! La buena tele no está en Santiago

Agosto 2, 2016 |
Responsive image
Coz_KCbW8AEHG3L

EL set de “La Comunidad del Contenido” en acción. (Foto: @gianncarloduran)

por Telemaniatico Segundo

Se preguntará usted ¿cuándo la buena tele retorna a Chile? ¿porqué no desconectan del ventilador a la farándula si andan sufriendo de gangrena? O ¿porqué siguen descontrolando cual Windows 2000 los ejecutivos y creativos de los canales? Porque el poder los mantiene en un status quo así como la Catalina Edwards critica al movimiento NO + AFP todo porque su conflicto de interés está en su esposo que es administrador de fondos de pensiones.

Pero no todo es tan grave, señores. Un gran tapaboca apareció a las 5 y media de la tarde del pasado 29 de julio en medio de una friolenta ciudad de Concepción. De un simple show pobre y una calificación del estereotipo del “TV Nadie” -léase como un canal poco visto, no como el canal de todos- Televisión Universidad de Concepción apostó con un concepto bien particular, que ni Nakasone, Kena Rencoret y menos un farandulito Hernández pudo haberse ocurrido. “La comunidad del contenido” es una especie de megaprograma que busca involucrar (no se sabe si de forma desesperada) a la comunidad penquista con el medio “universitario” en forma sencilla y respondiendo a la lógica del feedback con las redes sociales.

Pero ¿Quién rayos es el TVU?

– Flashback –

En una casona de calle Chacabuco se armaban los programas TVU en 1997 (Fuente: Youtube)

En una casona de calle Chacabuco se armaban los programas TVU en 1997 (Fuente: Youtube)

Nació como idea en la nube en los 70 por medio de una misión de entregar educación y cultura, pero no se logró concretar hasta llegar a una compañía de cable local en 1992 y sacar en abierto en abril de 1997. Tal como el cambio de logo, sus comienzos causó popularidad en 2 años, pero diversos debacles financieros que desencadenaron en una huelga el 2002 y un cierre temporal de transmisiones y en la forma de cómo administrar la parrilla llegó a estar entre la antepenúltima o penúltima preferencia de los televidentes en el Bio Bio.

Antes del cambio, su parrilla contenía un matinal, documentales del alemán Deutsche Welle (DW), un infumable bloque de Novasur en la tarde y el resto más o menos peor que parrilla de Chilevisión de fines de los 90. Pero el asociar con Arcatel junto a señales locales no comunitarias, intentar jugársela desde el casino Marina del Sol para casi todo Chile con “Las regiones cantan” y hasta probar suerte con los enlaces 4G de la red móvil fueron antecedentes que llegaron a aquella idea.

– Fin del flashback –

Así como UCV Televisión se ganó la fama como el canal de los niños en 80 e inicios de los 90 con poco y nada (recientemente Roberto Nicolini confesó en La Red que las cosas del Pipiripao venían de su aporte), o un Canal 2 Rock and Pop que quiso marcar pauta en los jóvenes y sembró semillas a buenas y… no tan buenas figuras televisivas.

La ampolleta prendida al canal de Octava Comunicaciones (empresa vinculada al Campanil), constó en cosas interesantes: un émulo con los canales argentinos (como el Canal 3 Rosario mezclado con Telefe) en su gráfica, un solo estudio grande en lugar de 3 distribuídos como lo fue antes, y una copia con algunos elementos e ideas de la tele regional y de algunos creativos locales. Pegar los afiches con engrudo a días de iniciar deja en sorpresa y confusión al transeúnte, pero el efecto de vincular con Twitter e invitar a Pedro, Juan y Diego al estudio a presentar su artefacto, evento y causa surtió un efecto enfocado en la región del Bío-Bío que pretende crear quizás un superávit de platas, una renovación de publicidad (cof, cof, Kino, cof, cof, Marraqueta) y cumplir con un rol que la casa de estudios no estatal siempre defendió: extender el conocimiento -hoy contenido- a la comunidad cercana.

¡Pero qué efectos especiales, señores! Un detalle por corregir para el canal del Campanil (Foto: LTSC)

¡Pero qué efectos especiales, señores! Un detalle por corregir para el canal del Campanil (Foto: LTSC)

Pronto llegaría a renovar su programa deportivo, su noticiero compite de gran manera en horario con el Canal 9 de los hermanos Mosciatti e incluso Ahora Noticias, insertarán un estelar misterioso de 30 minutos, vuelven los videoclips en una hora y ¿sacará los informerciales de la parrilla por ser alto en grasa? Jajajaja, juzguen ustedes, pero fuera de eso, todo iría bien encaminado.

En fin, un trabajo que siendo sinceros no será tan facil abarcar. Depende involucrar con mayor fuerza las redes sociales si desean llegar a un Trending Topic nacional al menos, mejorar pequeños detalles técnicos como el croma de los despachos, lograr que un nicho se familiarice con las microcomunidades (secciones generalístas) y simplemente no aburrir o agotar ideas a una audiencia que logra sintonizar el canal 11 o ven su señal streaming en HD.

Y si no vives en la zona del Bío-Bío, vale la pena exigir a sus canales locales o en los comunitarios sin fines de lucro que tienen cerca. Pidan que los incluya en las formas de definir las parrillas, que los involucren en sus espacios y que no gasten plata en el KantarIbope y el rating, porque la raíz de la tele está en un sencillo adagio “la tele está pensada en la gente y para la gente”, solamente porque la gente dejó ya de ser un simple televidente y/o espectador.

Esa lección que deja TVU y que el tiempo dirá si mantiene firme y exitosa, es lo que acá como sitio sugerimos para darle mil patadas a una tele nacional con shows, músicos y payasos muy fomes. Finalizo como telemaniatico y regionalista que me siento: ¡Santiago no es Chile, y la buena tele no está en la Gran Capital!