Chilevisión y la crisis de la que nadie habla

Julio 21, 2016 |
Responsive image

Todos hablan TVN esto, Canal 13 lo otro, pero nadie dice vamos a rezar por esto, vamos a rezar por lo otro que Chilevisión está igual de necesitado de audiencias en una industria que poco y nada sabe de innovación ni de salir a buscar nuevos públicos, los mismos que ante la nefastez cortan por lo sano y se van a Netflix, YouTube o ven algún canal gringo o europeo por streaming. ¡Vamos! Que hoy todo está al alcance de la mano.

Hace solo unos días, eramos los únicos en informar el mal momento de una de las marcas más importantes para la televisora de Machasa, “Salvese quien pueda”, quien hoy sobrevive a duras penas en el cuarto lugar del mediodía, lejos de su época de oro cuando era el rey casi indiscutido con su farandulismo puro, duro y rudo.

Y no solamente eso, sino que además sus nuevos estrenos no han conseguido la aprobación de la audiencia. Estamos hablando de las producciones foráneas “Las hermanitas Calle” y “La esclava blanca”, la primera fue confinada al slot de la muerte (después de “Última mirada”) y la segunda pasó a la segunda franja. Y que ni se diga del flop monumental que fue “Los más insólitos”, que solo tuvo un capítulo.

Además, “Escuela para maridos” no consiguió buenos resultados de sintonía, llegando a quedar en el cuarto lugar del prime. Misma suerte corre para el nuevo estreno de Endemol para la televisora, “Amor en juego”, que ni siquiera ha pasado las 10 unidades, lo cual demuestra que Endemol haciendo programas concurso la lleva, pero lo morboso definitivamente no es lo suyo.

El mal resultado del formato conducido por Julio Cesar Rodríguez dejó un hoyazo financiero con consecuencias a la vista de todos. Tan asi que el canal canceló antes de salir al aire su nuevo chiche “Boxeo de Famosos”, el cual tendría que salir al aire en invierno pero las altas esferas le bajaron el pulgar por todo este año y ni siquiera se sabe si va a ver la luz el próximo.

También cerraron CHV Música, el sello discográfico de la televisora y una de las últimas creaciones de Jaime de Aguirre antes de dejar el canal. Y seamos sinceros, pudo ser una buena intención pero tan aporte no era, ya que nunca vimos a algún artista de su sello en las pantallas del canal, y ni siquiera vimos algún programa cultural que los difundiera, que espacios en el fin de semana si habían. Además, sus videoclips solamente los veíamos antes del cierre de transmisiones, para que vean lo “preocupados” que estaban en la estación y su concepción de “cultura musical”.

En fin, lo primero que deberían hacer en Chilevisión es asumir que la televisión chilena tiene ciclos y ha pasado por etapas buenas y malas, pero que la etapa farandulita simplemente ya pasó. Asi de simple. No vale la pena seguir luchando por un muerto que no quiere dar señales de vida y que por más que el mercado le haya extendido su certificado de defunción y ya le tengan lista la tumba, no quiera ocupar su ataúd y sigue en coma. Los números lo avalan, nuestra televisión necesita otro modelo programático con el que todos salgamos ganando de alguna forma, porque si no, no veo una salida a corto plazo.

  • Esto realmente tiene sus culpables: La plana ejecutiva del canal, liderada por Francisco Mandiola y Holger Roost, ambos se pusieron muy conservadores y no cambiaron en absoluto la línea del canal, lo cual sigue el camino de la dura farándula, morbo, chulerío y otras cosas, además y de mantener a Patricio Caldichoury como director de prensa, prensa que prefiere la crónica roja. Mandiola y Roost se deberían ir del canal y que de una vez, en prensa, saquen a Patricio Caldichoury.