Reggaetón y Funk Carioca: Las Plagas Musicales de América Latina

Julio 19, 2016 |
Responsive image

Sin Lugar a Dudas, hay plagas musicales que debemos combatir en América Latina: El Reggaetón y el Funk Carioca. Pero antes de dar nuestra opinión, hay que conocer primero, su historia y sus características, para luego dar perspectivas alternativas.

El Origen  y las características del Reggaetón:

El reggae surgió en Jamaica en los años 1960 y con el transcurso del tiempo ha sido mezclado con otros ritmos y ha tenido muchos cambios. El reguetón se podría decir que nace de un intercambio cultural y musical entre Panamá y Puerto Rico a partir de los años 90. El reguetón, que antes se llamaba reggae en español, se originó en el Istmo de Panamá. Las raíces del reguetón panameño se remontan a la creación del Canal de Panamá en 1903, luego fue introducido en Puerto Rico a finales de los años 1980 donde evolucionó y recibió su nombre actual. Durante la construcción del Canal, hasta 150000 trabajadores de raza negra junto con sus familias fueron trasladados a Panamá desde las Antillas. Con ellos, estos inmigrantes trajeron música afrocéntrica, como la rumba, el mambo, el chachachá y el reggae. Durante este período, muchos artistas de reggae como El General, Chicho Man, Calito Soul, Nando Boom, Renato y Apache Ness comenzaron a traducir estos estilos de música al español y a combinarlos con el dancehall; de estos se formó el reggae en español. A menudo, los artistas traducían las canciones jamaicanas en español y luego procedían a cantar sobre las melodías de reggae originales. Estos estilos de música afrocéntricos se hicieron más populares durante el auge de los movimientos negros en la década de los 80.

El reggae panameño surgió en la década de 1970 como una mezcla de soca de Trinidad y Tobago, konpa dirèk haitiana, calipso y reggae jamaicano. Durante sus primeros años el reggae en español fue promovido por artistas que vendían sus demos a conductores de autobuses. El calipso ha influido en gran medida el reguetón, sobre todo a través de la introducción de la improvisación lírica. Las letras improvisadas se ejemplifican mejor por la música de El General. A mediados de la década de 1980 el rap dancehall jamaicano fue añadido a la mezcla del reggae en español, y durante la década de 1980 surgió oficialmente el «reguetón». Uno de los primeros éxitos del reguetón fue «Mi mujer habla así», lanzado por Nando Boom en 1984. El estilo creció cuando El General lanzó su primer single «Tu Pum Pum» en 1988. Aunque se originó en Panamá, el reguetón recibe su nombre en Puerto Rico en 1988 por Michael Ellis, los puertorriqueños prefieren llamar el género musical «reguetón», en lugar de «reggae en español».

Aunque el reguetón comenzó en Panamá, se extendió rápidamente por todo el Caribe y a finales de los 80 y principios de los 90 se formaron múltiples mezclas, recreaciones e híbridos del género. Sin embargo, el género se hizo más popular en Puerto Rico, debido a su gran éxito comercial. El país lo tomó como propio y se convirtió en el primer lugar en que los artistas y estrellas del reguetón se originaron. Además, a principios de los 90 el ritmo «Dem Bow», creado por Steely & Clevie, caracterizó el género y ganó popularidad masiva. Esta caracterización del reguetón, actuó como una forma de establecer el género híbrido, aparte del sonido original de Panamá; el «reggae en español». En este punto el género despegó y estaba siendo producido e interpretado por artistas a lo largo de América Latina y los Estados Unidos incluyendo a artistas como Ivy Queen, Daddy Yankee, Tego Calderón, Rubén DJ, Vico C, entre otros.

En Panamá fue el primer lugar donde se cantó reggae en español a cargo de Rasta Nini de la Ciudad de Colón, en 1984. En Puerto Rico fue el primer lugar que se cantó rap en español a cargo de Vico C en 1985. Después de estos acontecimientos en dos puntos diferentes de la geografía del continente americano, los panameños siguen cantando las canciones de los jamaicanos con los mismos instrumentales y las mismas melodías de voz pero con diferentes letras. Mientras que en Puerto Rico se usaban pistas de rap de los Estados Unidos pero con letras y canciones totalmente nuevas en español. Luego en 1992 y 1993 canciones cover de jamaicanos cantadas en español por panameños como Gringo el Original, El General, Nando Boom, Pocho Pan y Killer Ranks, comienzan a sonar internacionalmente en países de América Latina y en los Estados Unidos.

Para ese mismo tiempo estaba en su apogeo el boom comercial de lo que fue el fenómeno Vico C, con el rap en español. El artista Vico C grabó uno de los primeros temas de reguetón boricuas «Bomba para afincar». Su producción ayudó a extender el sonido del reguetón, por lo cual se le da tanto crédito a este rapero.  Pero el reggae aún no había sido tomado en cuenta totalmente en Puerto Rico. En el transcurso de la primera mitad de la década de los 90 en panamá lo que se hizo fue mantener el reggae a imagen y semejanza del reggae jamaicano y hasta se adquirió el formato de sacar producciones de varios artistas en un solo instrumental por CD como se hace en Jamaica desde finales de los 80.

En Puerto Rico durante 1992 y 1993 se comenzó a escuchar reggae de Jamaica, sólo se escuchaban canciones como «Murder She Wrote» de Chaka Demus & Pliers, «Dem Bow» de Shabba Ranks, «Hot Dis Year» de Dirtsman, «Poco Man Jam» de Gregory Peck, que eran muy bailables y fueron bien aceptadas. Así que se aprovechó para introducir el reggae panameño a la isla boricua. Se escucharon canciones como «Dem Bow» de Nando Boom, «Pantalón caliente» de Pocho Pan, «Estas dulce» de La Atrevida y además todos los éxitos internacionales de Gringo el Original y de El General, entre ellos «Donde lo conseguiste» y «Muévelo». Entonces los primeros indicios de que los boricuas querían cantar reggae dancehall también fue notable. DJ Negro aporta una de las principales contribuciones para el nacimiento de este género musical en su discoteca The Noise, entre 1992 y 1993, donde realizó un concurso de canto para improvisar líricas con instrumentales reconocidos de los Estados Unidos y reggae de Jamaica.  Se utilizaban pistas jamaicanas como «Poco Man Jam riddim», «Hot Dis Year riddim», «Bam Bam riddim» y el «Fever Pitch riddim». Y a finales de 1994 surgen las dos primeras producciones de reguetón boricua «The Noise I» y «Playero 37». Eran producciones de reggae rap (ya que se cantaba como un cantante de rap y no como un deejay de dancehall) y la mayoría de los arreglos musicales eran beats de reggae movido sobre instrumentales de rap. En pocas palabras fue la fusión del rap con el reggae. Entre los primeros exponentes de ese experimento están Ivy Queen, Eddie Ávila y Daddy Yankee.

Los boricuas tomaron el ejemplo de Panamá de cantar algunas canciones de reggae en inglés pero con letras en español y lo aplicaron también con canciones de rap pero nunca dejaron de crear canciones originales y mezclar las pistas. En Panamá había crecido mucho el género para la segunda mitad de la década de los 90. Ya en Panamá se conocía de Vico C y Big Boy cantantes que lograron traspasar las barreras internacionales pero nadie sabía que se desataba un movimiento underground tan grande en la isla. En 1996 cuando eran los últimos tiempos de Nando Boom en el género y artistas como Aldo Ranks, René Renegado y Tony Bull ya tenían una buena trayectoria al estilo panameño. Además surgían los nuevos talentos de aquel entonces como Dicky Ranking y Danger Man. Fue cuando los boricuas llevaron su música a Panamá así como el reggae panameño se escuchó durante 1992 y 1993 en Puerto Rico.

Para 1994, nacen las primeras producciones de reguetón que mezclaban el reggae con el rap The Noise I de DJ Negro y Playero 37 de DJ Playero. El reguetón se hizo conocido cuando otros productores siguieron los pasos de DJ Playero, como DJ Nelson y DJ Eric. A principios de los años 90, álbumes como En mi imperio de Ivy Queen, Playero 37 de DJ Playero y The Noise I de DJ Negro fueron muy populares en Puerto Rico y la República Dominicana. Luego se organizaron otros grupos como La Factoría. Pero lo que hizo que el reguetón boricua se quedara marcado en Panamá fue «The Noise Live». Entonces el reggae de Panamá dejó de ser el mismo. Surgió una forma de cantar que no tenían los boricuas, el doble sentido que ya existía en la música alrededor del mundo desde hace mucho tiempo pero que en el reggae latino fue dado a conocer por Papa Chan con la canción «Pa la cerca» en el CD The Creation I en donde ese era el único tema diferente de la producción lo que dio otro giro al curso del reggae de Panamá. Luego apareció Cuentos de la cripta I en donde participaron artistas de Panamá y Puerto Rico, con la producción musical de El Chombo, con la ayuda y asesoría de DJ Negro.

Todas las demás producciones de Panamá siguieron el ejemplo de Cuentos de la cripta y The Creation, pero en el reggae panameño estaba un grupo que era diferente que cantaba reggae lento con mensajes de amor, paz y reflexión. Era dirigido por Elian Davis productor de La rosca donde participó El Roockie y Tommy Real que contaban con un repertorio de 1 a 2 canciones cada uno. Después las producciones panameñas se dividieron en sección rápida, dancehall y la lenta roots reggae con mensaje. La siguiente generación de artistas de reggae panameño fue muy influida por los cambios realizados por los boricuas, Don Chezina y el grupo de Elian Davis. El reguetón boricua desapareció en panamá a finales de 1998. El término “reggaetón” sólo ganó prominencia a finales de los años 1990, con el ritmo Dem Bow característico en el género. El nombre fue creado en Puerto Rico en 1988 por Michael Ellis. Hoy en día, la música florece en toda América Latina y los Estados Unidos.

Similar a la salsa la cual fue una expresión cultural de la juventud latina de principios de los años 70, el reguetón entró en España y en los Estados Unidos en los años 90 y 2000 y se ha convertido en un modo de expresión para muchos jóvenes latinos- Ha continuado actuando como una forma de resistencia hacia el imperialismo cultural producido por la presencia de los Estados Unidos en América Latina. La música reguetón actúa como una salida para los jóvenes latinos a expresar y comentar sobre las luchas que experimentan y perciben en la sociedad actual. Este modo de expresión comenzó con los primeros artistas veteranos que comentaron sobre la discriminación racial que músicos, como El General, enfrentan en Panamá. A pesar de la capacidad del reguetón de comentar sobre la discriminación racial y sus raíces en la música afrocéntrica, este género ha abrazado a artistas de todos los orígenes raciales y étnicos. En este sentido, refleja la variedad de razas que es la realidad de la herencia latina.

El reguetón ha cambiado durante el proceso de su ascenso y el original dista mucho del actual. Mientras que en un inicio se utilizaban las influencias del reggae y el dancehall, en la actualidad se toman elementos del hip hop. Por ello, los cantantes de este género están más acostumbrados a recitar las letras de las canciones que a cantarlas. El disc jockey que está a cargo de las mezclas de música es un individuo de vital importancia en este género. En los inicios, los cantantes de reguetón usaban este género para denunciar temas sociales. Sin embargo, con el pasar de los años, ese propósito pareció olvidarse puesto que muchos de los de los intérpretes priorizan temas alusivos al sexo. En los últimos años, sin embargo, existen artistas principalmente de origen panameño comprometidos en sus interpretaciones con un enfoque más consciente y letras mejor elaboradas.

El sonido del reguetón se caracteriza por un estilo recitativo y un ritmo sincopado producido electrónicamente, acompañado por diversas melodías, que le sirven de apoyo, este ritmo tienen una sincronización característica por la cual se guían la mayoría de las canciones. El reguetón, como su antecesor, el reggae en español, tiene ciertas características influido por otros estilos que se escuchan en Jamaica, basándose en sonidos afro-caribeños como el calipso, la soca y otros ritmos antillanos.

Las letras del reguetón se caracterizan por apoyarse en la rima para lograr que la canción sea pegadiza y de fácil identificación para el público. Este estilo de rima está también inspirado en el raggamuffin y dancehall jamaicano, aunque principalmente en el rap. Las letras de las canciones se asemejan a las del hip hop. Al igual que el hip hop, la mayoría de cantantes de reguetón recitan sus canciones con estilo de rap en lugar de cantarlas melódicamente.

El Origen y las características del Funk Carioca:

El funk brasileño lleva este nombre porque se dice que a inicios de los ’80 las fiestas funk de Rio de Janeiro se vieron influenciadas por un ritmo proveniente de Florida, el Miami Bass, sub-género del rap cuyas letras y bailes tenían un contenido erótico. Este nuevo funk comenzó a tener mucha aceptación en la mayoría de favelas de Río. Este género actualmente tiene seguidores tanto en la juventud de las favelas como de las clases más acomodadas, ya sea por sus letras, ritmo o forma de baile (usualmente es bailado en forma erótica), aunque generalmente no goza de muy buena fama entre los brasileños ya es un tipo de música asociada a las favelas y gran cantidad de prejuicios están enraizados en la sociedad brasileña. El estilo musical, si bien presenta una creciente expansión mercadológica, continúa siendo blanco de numerosas críticas, siendo bastante criticado por intelectuales y parte de la población. Las críticas al baile funk son similares a las que recibe el gangsta rap o el Reggaetón. El funk carioca es generalmente criticado por ser pobre en creatividad, por presentar frecuentemente un lenguaje soez y vulgar con letras obscenas, misóginas, con apología del crimen (lo que está penado por la legislación brasileña), el consumo y el tráfico de drogas, la promiscuidad y la sexualidad exacerbada. Gran parte de la crítica viene también de la asociación de este género musical al tráfico de drogas, pues los bailes funk son con frecuencia realizados por traficantes, para atraer consumidores de drogas a las favelas. Debido a la controversia generada, en muchas radios el baile funk ha sido vetado. Este Género, dista mucho del funk establecido por Paulo Roberto da Costa (RJ, 1948), del Músico  Vinicius Bonotto Conrado (Vinny – Leme, SP – 1966) y otros buenos músicos brasileños.

Se puede combatir dichas plagas con mucha educación musical sobre la base de la verdadera música popular, el cual, desde nuestras redacciones, admiramos con sinceridad, viendo conciertos o presenciarlos en vivo.

Este sería el futuro de sus intérpretes, de extinguirse el Reggaetón y el Funk Carioca:

  • Se dedicarían a Estudiar la verdadera música popular.
  • Volverían a sus raíces musicales, como la salsa y la rumba y la verdadera música popular contemporánea.
  • Compondrían nuevas músicas para la nueva generación de la verdadera música popular.
  • Producto de sus estudios y la verdadera libertad creativa del Rock, del Pop, y buenos subgéneros, saldrían nuevas composiciones, con éxito de público y crítica y quién sabe, ganarían los Billboard Latinos, Los Grammys y los Premios Tu Mundo.
  • Dejarían de usar en exceso el Autotune, característica en común del Funk Carioca y del Reggaetón.

Con estas predicciones, doy por sentada mi postura: menos vulgaridad musical, más alegre será la música popular contemporánea de nuestro continente.